El Parlament podría crear en las próximas semanas una comisión de investigación sobre «las actividades irregulares o delictivas de personas vinculadas a la Familia Real, incluidas las destinadas a forzar el traslado del domicilio social de bancos, grandes empresas y multinacionales fuera del territorio catalán». La propuesta nació a instancias de JxCat y cuenta con el apoyo de ERC, CatEC y la CUP. Es decir, una mayoría más que suficiente para que salga adelante. La Mesa ha acordado hoy su admisión a trámite y la Junta de Portavoces decidirá mañana en qué Pleno se debate su creación, pero hay pocas dudas de su aprobación.

Independentistas y comunes -la confluencia de Podemos en Cataluña- consiguen así sacar adelante la iniciativa que vetaron los grandes partidos para que la Casa Real fuera investigada en el Congreso. La propuesta se remite en su exposición de motivos a un reportaje publicado por el diario Ara en el que se aseguraba que «la Zarzuela y la Moncloa se unieron para forzar cambios de sedes de bancos, grandes empresas y multinacionales y a extender el pánico». Y recurre también a la condena por prevaricación contra Iñaki Urdangarin y a las conversaciones grabadas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein en las que afirmaba que Juan Carlos I tiene cuentas en Suiza para argumentar su referencia a presuntos comportamientos delictivos de personas relacionadas con la Casa Real.

Así, define los tres ámbitos básicos de investigación en las supuestas presiones a empresas para que abandonaran Cataluña tras el 1-O; las «estructuras de corrupción vinculadas a la Familia Real española y a personas que están o han estado relacionadas con ella» y a las presuntas cuentas del Rey emérito en paraísos fiscales.

Mayoría suficiente

«Tenemos una mayoría suficiente para que no queden impunes las actividades de la monarquía en los últimos años y ultimas décadas» se ha felicitado esta mañana el portavoz de JxCat en el Parlament, Eduard Pujol, quien ha argumentado que «los teléfonos de la Zarzuela se levantaron más de la cuenta con la voluntad clara de ir contra Cataluña, y esto es inadmisible». Se trata del principal argumento del independentismo contra Felipe VI, junto a su discurso del 3 de octubre.

«Queremos que se investiguen las maniobras de presión para que se fueran empresas de Cataluña» ha insistido el portavoz de JxCat. «La Monarquía participó de la estrategia de Estado y aún esperamos que alguien pida perdón».

Pujol se ha referido también a las filtraciones conocidas a través de las grabaciones de José Villarejo a la ex «amiga especial» del Rey emérito. «Si miran lo que ha ganado oficialmente durante los últimos años, el sueldo mensual del monarca y las cuentas que dicen que tiene en su haber, los números no cuadran» ha concluido para advertir que «todo eso lo vamos a investigar en Cataluña».