El presidente del PP en el País Vasco, Alfonso Alonso, ha instado está mañana al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, a que “imponga su criterio” en el seno del Gobierno y relegue la negociación y cesión de la gestión de las prisiones vascas al Ejecutivo de Iñigo Urkullu. El Gobierno y el Ejecutivo vasco acordaron ayer iniciar un proceso de negociación para el cumplimiento del Estatuto de Gernika y cerrar un calendario de negociaciones y transferencias antes de fin de año entre las que se incluiría la cesión de la gestión de las cárceles vascas.

El líder popular ha asegurado que el PNV “tiene prisa por cobrarse el precio” de su apoyo a Pedro Sánchez. Ha advertido al PSOE que se guarde del respaldo de los nacionalistas vascos, “cuando les saquen todo lo que les puedan sacar les darán de nuevo la espalda pero ya les habrán quitado el discurso y el alma”: “Que no se engañen, que se anden con ojo” ha afirmado, “a nosotros nos apuñalaron”.

Alonso ha instado a Grande Marlaska a que “reflexione” e imponga su posición en el seno del Ejecutivo para ralentizar la negociación de las prisiones. Para el líder popular los socialistas les “han comprado el discurso de que son víctimas de la opresión de un Estado central”. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, ya avanzó ayer que la negociación de esta competencia sería complicada pese a lo cual la incluyó dentro de la agenda de trabajo que pondrán en marcha los dos Ejecutivos para pactar la cesión del mayor número de las 37 materias que Euskadi considera que siguen pendientes del Estatuto de 1979. Entre ellas quedará fuera la negociación sobre el régimen económico de la Seguridad Social.

Vox, “voto de desahogo”

Alonso ha asegurado que quienes intentan poner en duda e identificar el proyecto del PP con otras formaciones se equivocan, “el PP no tiene sustituto, nadie defiende nuestros valores”, ha asegurado. Ha señalado que movimientos como Vox se han dado en Europa “pero no tienen nada que ver con nosotros”. Preguntado por la incidencia que en el voto puede tener la irrupción de la formación de Santiago Abascal en las elecciones andaluzas, Alonso ha apuntado que la gente “debería pensar en echar su voto no como desahogo sino con responsabilidad”.

Respecto al papel del PP vasco en la política vasca, Alonso ha asegurado que no está dispuesto a ser “el niño que lleva las arras” en el nuevo entendimiento entre el PNV y Bildu “y le aprobemos los presupuestos”. “Al PNV sólo le interesa afianzar y extender su poder. Por eso hace un acuerdo de país con Bildu y espera que el PP sea el niño que lleva las arras”.

Ha señalado que actualmente el populismo y el nacionalismo son la mayor amenaza en Europa. Ha lamentado que el PNV haya iniciado otros derroteros cambiando de socio preferente en favor de Bildu. Alonso ha apuntado que mantiene abierta su oferta a volver a entenderse con la formación de Andoni Ortuzar siempre que retire el acuerdo de bases para un nuevo Estatuto vasco que ha firmado con la izquierda abertzale.