Jordi Sánchez y Jordi Turull han iniciado esta media noche una huelga de hambre para «denunciar las dificultades que están encontrando para defenderse en la causa del 1-O». En un comunicado leído hoy por su abogado, Jordi Pina, los dos líderes independentistas critican la falta de «diligencia» del Tribunal Constitucional a la hora de resolver los ocho recursos presentados en el último año y acusan al Alto Tribunal de «bloqueo de facto» de su acceso a la justicia europea.

La huelga de hambre es, según el abogado de los dos dirigentes de JxCat que fueron los dos candidatos a la presidencia de la Generalitat, «una decisión personal» en la que no participan sus cinco compañeros en Lledoners: Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Rull, Jordi Cuixart y Joaquim Forn.

El objetivo, ha insistido Pina, es «denunciar» una situación creada por la estrategia seguida por el Tribunal Constitucional ante el proceso del 1-O, que ha aceptado todos los recursos presentados por los procesados pero no ha resuelto ninguno de ellos. De este modo, el TC cierra el paso al presos a recurrir ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), de un modo orquestado en opinión de los presos.

No pedimos ningún trato de favor al Constitucional, pero tampoco ninguna discriminación ni dilación»

«No pedimos ningún trato de favor al TC, pero tampoco ninguna discriminación ni dilación», ha afirmado Jordi Pina, en la lectura de un comunicado que también denuncia «el bloqueo de la justicia europea que el Tribunal Constitucional nos impone». Aún así, el letrado que coordina las defensas de los presos de JxCat ha asegurado que sus defendidos «no renuncian a un juicio justo» ni pretenden conseguir respuestas concretas con su huelga de hambre.

Los dos huelguistas han anunciado la decisión de iniciar esta huelga esta mañana a la dirección de la prisión de Lledoners, anuncio que el Departamento de Justicia ha confirmado esta mañana. A partir de ahora, el equipo médico de la prisión de Lledoners será el responsable de su seguimiento, acompañado por un comité de expertos liderado por el presidente del Colegio de Médicos de Cataluña, Jaume Pedrós.

El Gobierno defiende en un comunicado la independencia judicial y asegura que «tendrán un juicio justo»

El Gobierno ha emitido un comunicado en el que recuerda que «los dirigentes independentistas cuentan con la protección y las garantías que les ofrece el Estado de Derecho». El Ejecutivo añade que «como todos los ciudadanos sometidos a la ley  y protegidos por las leyes los dirigentes independentistas van a tener un juicio justo».

Defiende además la independencia judicial y recuerda que «para el Gobierno de Pedro Sánchez, la Justicia es la única que puede dictar sentencias».

Por su parte Quim Torra ha denunciado que «el poder judicial español está cometiendo una de las peores barbaridades que se han visto en Europa en los últimos años». En un comunicado, el presidente catalán asegura que «ante la mala praxis» del TC «que implica una negación clara de las garantías de defensa, quiero apoyar la huelga de hambre que hoy comienzan».

Torra asegura además que «se está aplicando el derecho penal como una venganza, estableciendo una legalidad ad hoc para atacar a la disidencia política» y asegura que los líderes independentistas «no tienen garantías de una defensa justa».

Unidad en la primera foto de la cárcel

Paralelamente, los siete dirigentes independentistas presos en la cárcel de Lledoners (Barcelona) han exhibido unidad en una fotografía realizada en el interior del centro penitenciario. Una imagen que no ha ocultado el desconcierto generado por el anuncio de la huelga de hambre por parte de sólo dos de los presos.

Según algunas fuentes, habría sido la Asamblea Nacional Catalana (ANC) la primera impulsora de la iniciativa, rechazada por los presos de ERC, y el presidente de Òmniun, Cuixart, habría sido el responsable de desencallar la situación proponiendo que el resto de los dirigentes recluidos en Lledoners anuncien en los próximos días otras acciones de denuncia.

Sin embargo, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. ha negado esta versión y ha asegurado, en declaraciones a RAC1, que conoció la decisión de Sánchez a mediados de esta semana. «Está bien y convencido de su decisión» ha asegurado Paluzie. La líder de la ANC sí ha dejado claro que la Asamblea se movilizará para dar repercusión nacional e internacional a la huelga de hambre.

Una tarea que ya ha empezado el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, quien ha difundido la fotografía desde su cuenta en Twitter, en la que aparecen Jordi Sànchez, Oriol Junqueras, Jordi Turull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart, Josep Rull y Raül Romeva, posando sonrientes en un patio de la prisión.

Junto a la instantánea, Puigdemont ha escrito: «Esta imagen pone al Estado ante el espejo. Se le gira en contra a fuerza de dignidad, resistencia y determinación. ¡Mucha fuerza, amigos! La injusticia os encierra, la dignidad os libera. Un abrazo a todos, también para Dolors Bassa y Carme Forcadell».

La imagen fue tomada dentro de la prisión, en aplicación de uno de los beneficios que ofrece este centro a cambio del buen comportamiento de los presos. Los siete dirigentes independentistas acordaron utilizar ese derecho a una foto para tomársela juntos. Fuentes del Departamento de Justicia han querido aclarar que la imagen fue tomada con la autorización de la dirección del centro, «pero no ha sido distribuida por Justicia» sino por Òmnium.

El Departamento ha advertido además que, pese a estar en huelga de hambre, los presos siguen ligados al régimen disciplinario de la prisión, incluidos los horarios o la obligación de acudir al comedor. A partir de ahora, el equipo sanitario de la prisión hará un seguimiento puntual de su situación médica.

Según diversas informaciones periodísticas, los presos sopesan acciones para denunciar su situación y para exigir al Tribunal Constitucional que conteste a sus recursos, con el fin de que, si son desestimados, puedan acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.