El Gobierno vasco ha alertado del riesgo que existe de que el “mensaje antiautonómico” que proclama Vox y que ha contado con un significativo apoyo en Andalucía pueda “extenderse”. El portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka, ha recordado que “se aprecia una tendencia” en esa clave contraria al modelo autonómico actual y que la formación que lidera Santiago Abascal defiende. Por ello, ha reconocido que “nos preocupa” que los defensores de la supresión de las autonomías puedan incrementarse y extenderse a “otros ámbitos electorales” que próximamente se convoquen.

Erkoreka ha subrayado la “paradoja” de que quienes defienden la eliminación de las autonomías vayan a acceder a las instituciones, en este caso andaluzas, gracias a unas elecciones autonómicas. Ha señalado que la “inquietud y preocupación” por un posible efecto contagio pueda extenderse y complique aún más el debate sobre el modelo territorial en España. En este contexto, el portavoz del Gobierno de Iñigo Urkullu ha apuntado que ante el clima de cierta “incertidumbre” e “inestabilidad” que la irrupción de Vox en Andalucía, con un 10% de los votos, ha generado, es momento de reforzar la “estabilidad de las instituciones” y entre ellas el Gobierno central. Erkoreka ha recordado que su Ejecutivo y el PNV siempre ha destacado el valor de la estabilidad institucional y lo hacen de nuevo en un clima de posible inestabilidad sobrevenida tras lo ocurrido en las elecciones del pasado domingo en Andalucía.

El “dilema”

En este punto, ha señalado que corresponderá exclusivamente a las formaciones con representación institucional en Andalucía decidir si incorporan o no a Vox al debate y negociación institucional o si optan por su exclusión: “En Europa hay modelos de toda tipo, en unos casos los excluyen y en otros los incorporan, Ese es un dilema que hay que resolver en Andalucía”.  Ha definido como “más complicada” la situación a la que está abocado el Gobierno en Andalucía, al requerir el entendimiento de al menos tres formaciones y la posible influencia de un partido de “ultraderecha”.

Respecto al proceso de negociación de los presupuestos vascos en el que el PNV y el PSE están inmersos, Erkoreka ha apuntado que los contactos con EH Bildu para recabar su apoyo continúan. Ha apuntado que se están produciendo acercamientos y si bien por el momento no son definitivos sí han permitido limitar la negociación a dos cuestiones: el complemento de las pensiones a través de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) y la promoción del empleo. La izquierda abertzale plantea que a través de este complemento se logre que todas las pensiones en Euskadi sean de una cuantía mínima de 850 euros.

El Consejo de Gobierno celebrado hoy también ha abordado la oficialización de las transferencias acordadas el pasado lunes, 26 de noviembre. Los Boletines Oficiales del Estado y Euskadi publicarán mañana de manera simultánea el primero de los dos decretos que recoge los acuerdos de la Comisión Mixta de Transferencias: el decreto de ampliación de la competencia en materia de carreteras. “Adquirimos la titularidad, funciones y servicios del último tramo pendiente de la AP-1 entre Armiñón y Burgos”, ha matizado Erkoreka. Junto a él también se pactó la cesión de la titularidad sobre dos líneas ferroviarias.

Por último, el portavoz del Ejecutivo ha dado a conocer los Premio René Cassin al activista José Palazón y el misionero Juan José Aguirre. “Ambas comparten una vida dedicada a defender a las personas más débiles y luchar frente a la exclusión, incomprensión, enfermedad, marginación, ruina económica, soledad y persecución”, ha señalado. Será el Lehendakari, Iñigo Urkullu, quien haga entrega del reconocimiento el próximo lunes, 10 de diciembre, “Día Internacional de los Derechos Humanos”.