La policía ha abatido al terrorista Cherif Chekatt, que este martes abrió fuego en el mercado navideño de Estrasburgo acabando con la vida de tres personas e hiriendo a otras 12. Pese a ser alcanzado en un brazo, Chekatt había conseguido huir e incluso se especulaba con que hubiera logrado abandonar Francia. Finalmente, no fue así y ha sido abatido por la policía en la calle Lazaret de Estrasburgo, situado en la zona sur del barrio de Neudorf, según informa Le Figaro.

La policía habría cercado al sospechoso en un almacén en el que se habría atrincherado. Chekatt habría opuesto resistencia a su detención, según el mismo medio.

El ministro del Interior, Christophe Castaner, ha asegurado en una rueda de prensa que el principal sospecho del atentado disparó contra tres agentes de la policía. “[Chekatt] ha sido interpelado por tres agentes, se ha dado la vuelta, haciendo frente a los funcionarios policiales y disparando contra ellos”, ha relatado el ministro. Ante los disparos del sospechoso, los agentes han “neutralizado al asaltante”. “Estoy orgulloso”, ha añadido Castaner.

Por su parte, el alcalde de Estrasburgo, Roland Ries, ha felicitado a las policías del Estado por “hacer posible este resultado necesario”. En rueda de prensa, el alcalde ha anunciado que el mercadillo navideño de la ciudad volverá a abrir este viernes, aunque la decisión ya estaba tomada antes de que el presunto terrorista fuera localizado.

A lo largo de este jueves también había sido detenida una quinta persona vinculada con el presunto autor de la matanza. Desde la noche del martes, poco después del ataque, permanecían arrestados sus padres y dos de sus doce hermanos y hermanastros.

A media tarde de este jueves, Neudorf, en el sureste de la capital alsaciana, fue acordonado por numerosos coches patrulla y agentes que sospechaban que Chekatt podía encontrarse atrincherado en su barrio. Es el lugar en el que viven sus padres, donde él creció y cercano a su domicilio. Fue allí donde abandonó el taxi en el que huyó procedente del centro de Estrasburgo tras el tiroteo y el apuñalamiento múltiple.

La tercera víctima mortal del ataque, Kamal Naghband, de 44 años y padre de tres niños, falleció esta mañana en el hospital, tras permanecer más de 24 horas en estado de muerte cerebral. La gran mezquita de Estrasburgo acogerá este viernes un oficio funerario en su memoria antes de su entierro.

“Un hombre lo llamó por detrás, tocándole en el hombro, y le dijo: ‘Eh, señor’. Se giró y le disparó. Cayó al suelo con su hijo en brazos”, narró a la emisora RMC Sébastien, primo del fallecido, de origen afgano y que en el momento del ataque llevaba a su familia al mercado navideño.

A la identificación de Chekatt ayudó el testimonio del taxista que lo trasladó tras los ataques y a quien dejó constancia de sus actos y sus intenciones.

El conductor, quien dijo a la policía que se había salvado al contarle que era un musulmán practicante y que respetaba los rezos, según el diario Le Parisien, le confesó que mataba para “vengar a sus hermanos muertos en Siria”.

Los exámenes médicos y las grabaciones de las cámaras de seguridad mostraron que en el ataque, para el que se valió de una pistola automática y un arma blanca, apuntó a la cabeza de las víctimas, disparando incluso a quemarropa.

Chekatt, de 29 años, había nacido en Estrasburgo y era conocido como un delincuente reincidente. Había sido condenado en 27 ocasiones tanto en Francia, como en Alemania y Suiza, por delitos comunes. En 2011 fue condenado por agresión y en 2012 y 2014 por robo. Entró en la cárcel en Alemania en 2016 y 2017 y fue deportado a Francia tras cumplir sus penas.

Ya había llamado en varias ocasiones la atención de los servicios de inteligencia franceses, que habían detectado la radicalización de sus visiones religiosas y su implicación con la yihad. Según ha confirmado la policía francesa, figuraba en el “Fichero S” que contiene a las personas con potencial de representar un peligro para la seguridad del Estado.