La organización juvenil de la CUP, Arran, se ha sumado hoy a las llamadas a la movilización el 21-D en contra de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona. Coincidiendo con la petición oficial del Gobierno de un encuentro entre Pedro Sánchez y Quim Torra tras la reunión del Ejecutivo en la capital catalana, los cachorros del partido antisistema han convocado a la movilización en su cuenta oficial con una imagen del asalto al Parlament del pasado 1 de octubre, en un mensaje en el que advierten “porque esto ya no va sólo de independencia. Es un nosotros contra los que quieren acabar con nosotros. Porque o ganamos o gana el régimen”.

El llamamiento de Arran coincide con las convocatorias lanzadas desde los CDR para boicotear redes viarias y ferroviarias principales y concentrarse en el edificio de la Llotja de Mar, donde debe celebrarse el Consejo de Ministros. Unas convocatorias que ayer intentaron contrarrestar Òmnium y los partidos mayoritarios del independentismo con la propuesta de un “consejo popular de ministros” en un espacio todavía por determinar, en el que animan a participar a entidades de todas las sensibilidades como respuesta al desembarco gubernamental en el aniversario de las elecciones del 21-D.

Torra estudia reunirse con Sánchez

Paralelamente, Presidencia de la Generalitat estudia la oferta formalizada hoy por el Gobierno para celebrar ese mismo día la segunda entrevista entre Sánchez y Torra, pendiente desde que ambos presidentes se reunieron en La Moncloa el pasado julio y se emplazaron a un segundo encuentro este otoño.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha remitido hoy una carta a su homólogo, Pere Aragonés, en la que anuncia oficialmente la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, le pide colaboración en la organización del encuentro y le propone una reunión entre ambos presidentes. Fuentes de Presidencia de la Generalitat ha asegurado que Torra responderá a la petición en las próximas horas y no han cerrado la puerta al encuentro.

El Govern propuso hace dos semanas al Ejecutivo una “cumbre de gobiernos” en Barcelona. Un formato que permitiría a la Generalitat ofrecer la imagen de relación bilateral casi equiparable a la de dos Estados, que la ministra de Administración Territorial, Meritxell Batet, se apresuró a descartar. Desde el Govern insisten en que siguen prefiriendo esa fórmula, pero la portavoz Elsa Artadi aseguró ayer en declaraciones a Onda Cero que “nunca estamos cerrados, al contrario. Seguimos haciendo apelaciones al diálogo”.