Los cuatro parlamentarios navarros de Podemos que se distanciaron del partido y se hicieron con el control del grupo parlamentario, tras formar una nueva plataforma, han expulsado a tres diputados del sector oficialista, entre ellos la actual presidenta de la Cámara foral, Ainhoa Aznárez.

Las discrepancias entre el sector «oficial» y el «crítico» llevaron al cambio de la denominación del grupo parlamentario por el de Podemos-Orain Bai.

De esta forma, el grupo, aunque no llegó a dividirse, quedó integrado por cuatro parlamentarios críticos (Carlos Couso, Fanny Carrillo, Rubén Velasco y Laura Pérez, que han sido expulsados del partido o han pedido la baja) y tres oficiales: Tere Sáez, Ainhoa Aznárez, actual presidenta de la Cámara, y Mikel Buil, cabeza de lista a las próximas elecciones autonómicas.

Estas diferencias llevaron asimismo en su día a la sustitución de Laura Pérez como secretaria general de Podemos Navarra por Eduardo Santos.

En las redes sociales, Podemos Navarra ha transmitido todo su «apoyo y admiración al excelente trabajo» realizado en la Cámara por Aznárez, Sáez y Buil, «a pesar de llevar un año secuestradas por los tránsfugas».

Tanto UPN como PSN y PPN han pedido a la presidenta del Parlamento Foral la suspensión del pleno que se estaba desarrollando esta tarde y la convocatoria urgente de Mesa y Junta de Portavoces para aclarar «cuál es la situación» de la formación parlamentaria Podemos-Orain Bai.

Aznárez, que ha respondido que la Mesa y Junta se convocará «conforme a reglamento» y «cuando proceda», ha decidido continuar el pleno con normalidad.