La vistilla celebrada esta mañana en la Audiencia Provincial de Navarra ha concluido tras una sesión de poco más de 40  minutos. La decisión del tribunal es probable que no se conozca hasta dentro de unos días. Incluso podría no llegar hasta el mes de enero. Los cinco jóvenes que han seguido la sesión desde la Audiencia de Sevilla la han abandonado en torno a las 11.00 horas, apenas una hora después de haberse celebrado la sesión.

En Pamplona, a la salida, el abogado defensor de los cinco miembros de La Manada, Agustín Martínez Becerra, ha confiado en que no se decrete el cambio de situación de sus defendidos tras considerar que los argumentos aportados por la Fiscalia y las acusaciones no han permitido acreditar ningún cambio de situación de los cinco condenados que justifique el reingreso en la cárcel.

A la salida de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Navarra ha señalado que confía en que no decrete el ingreso en prisión al considerar que “no ha cambiado absolutamente nada” y por tanto “carecería de sentido” modificar su actual situación de libertad provisional hasta que la sentencia sea firme. Ha señalado que los argumentos de las acusaciones se han basado en los votos particulares algo que ha apuntado “no tiene valor jurídico” al no haber variado la sentencia sino que se ha visto ratificada.

Poco antes, a su entrada a la Audiencia de Navarra para asistir a la vistilla, el abogado había señalado que desconocía con qué “sorpresa nos va a ilustrar” la Fiscalía o las acusaciones. Ha añadido que los cinco jóvenes sevillanos condenados por agresión sexual a una joven en Pamplona en los Sanfermines de hace dos años, están “tensos y nerviosos”. Becerra ha reiterado que las circunstancias en las que se basó el auto del 21 de junio que decretó su puesta en libertad están “plenamente en vigor”.

Por su parte, la defensa de la víctima ha confiado en que los votos particulares emitidos por el Tribunal Superior de Navarra, que ratificó en lo esencial la condena, con la salvedad de dos de sus cinco magistrados que sí vieron delito de agresión sexual, facilite un “cambio de criterio” en alguno de los miembros del tribunal y se dicte el reingreso en prisión de los condenados. El abogado Miguel Ángel Morán ha destacado que los argumentos en favor del reingreso en la cárcel de los cinco jóvenes sevillanos se han visto “reforzados” tras los votos particulares emitidos en la Audiencia Provincial de Navarra.

La vistilla, que se ha iniciado pasadas las 10.00 horas de esta mañana, ha comenzado con la exposición de motivos de la Fiscalía, que solicita el ingreso en prisión de ‘La Manada’. A continuación ha sido el turno de la exposición de la acusación que ejerce la víctima seguida por las acusaciones populares -Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Pamplona- y ha cerrado la sesión la defensa de los cinco condenados.

La defensa de La Manada defiende que los condenados continúen en libertad provisional al considerar que no habían cambiado las circunstancias de la decisión que la Justicia adoptó el pasado mes de junio y que supuso que todos ellos abandonaran la prisión tras casi dos años privados de libertad. En estos meses todos ellos, ha recordado el abogado Agustín Martínez, han cumplido con las medidas cautelares impuestas; personarse tres veces por semana en los juzgados de Sevilla y no viajar a Madrid, lugar de residencia de la víctima.

Por videconferencia

Los cinco miembros de La Manada han seguido la vistilla desde la Audiencia de Sevilla por videoconferencia. A partir de ahora, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, Jesús Cabezuelo y Ángel Boza se enfrentan a la posibilidad de su reingreso a prisión tras haberla abandonado en junio pasado.

Tanto la Fiscalía como las acusaciones habían pedido el ingreso en prisión después de que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra confirmara el pasado 5 de diciembre la sentencia a nueve años a los cinco condenados por un delito de abuso sexual con prevalimiento y no de agresión como sí reclamaron dos de los cinco magistrados, Joaquín Galve y Miguel Ángel Abárzuza, que revisaron la sentencia y que emitieron un voto particular en el que concluían que existieron indicios suficientes para considerar violación lo sucedido la madrugada del 6 de Julio de 2016 en un portal de Pamplona entre la víctima y los cinco integrantes de La Manada y que la condena debería haberse elevado a 14 años.

Tanto la Fiscalía como las acusaciones ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra consideran que existe riesgo de fuga.

El caso de La Manada ha supuesto no solo una gran conmoción social sino incluso que el Gobierno estudie ya la modificación del Código Penal para que cualquier ataque sexual no consentido sea tipificado como agresión sexual, tal y como anunció el Ejecutivo tras el último Consejo de Ministros.