Los independentistas catalanes no avalarán los Presupuestos Generales del Gobierno, pero intentan crear las condiciones para permitir su tramitación en el Congreso y ganar tiempo así para el ejecutivo de Pedro Sánchez mientras se celebra el juicio del 1-O. Tanto el líder del PDeCat, David Bonvehí, como el número dos de ERC, Pere Aragonés, han abierto hoy la puerta a permitir la tramitación de las cuentas, de las que Bonvehí ha asegurado, sin embargo, que «tienen el no final garantizado».

Republicanos y ex convergentes reconocen en privado la conveniencia de permitir la tramitación de las cuentas para dar aire a Pedro Sánchez porque sí les preocupa la convocatoria inminente de elecciones generales. Pero también dejan claro que no aprobarán las cuentas, tal como le gustaría al presidente para alargar su mandato hasta 2020. Las direcciones de ambos partidos se pueden permitir votar contra las enmiendas a la totalidad de PP y C’s, pero no a favor de las cuentas del PSOE.

El líder del PDeCat, muy presionado por Carles Puigdemont y JxCat para no dar aire al Gobierno, ha recordado que su formación fue «la primera» en anunciar su rechazo a los PGE, tras lo cual «todos los independentistas» se han alineado en contra de las cuentas de Sánchez. Y ha asegurado que «si hoy se presentaran los presupuestos, presentaríamos una enmienda a la totalidad propia para rechazarlos».

Pero también ha añadido que «damos margen al diálogo entre gobiernos y a que Sánchez presente los PGE» a la espera de algún gesto que permita a PDeCat y ERC avalar su tramitación parlamentaria votando en contra de las enmiendas a la totalidad ya anunciadas por PP y C’s. Y ha dejado claro, eso sí, que «cuando los presenten, lo que sí es aseguro es que habrá estrategia conjunta de todo el independentismo».

Batalla interna de PDeCat

Bonvehí corregía así a la número dos del partido, Miriam Nogueras, quien la semana pasada protagonizó una batalla abierta con el número tres, Ferran Bel, por la postura del PDeCat en esta materia. Bel abrió la puerta a permitir la tramitación en el Congreso, opción que Nogueras descartó tajantemente y que hoy Bonvehí ha vuelto a dejar abierta.

El líder del PDeCat se alinea así con Aragonés, quien hoy ha abierto también esa puerta, pese a advertir también a Pedro Sánchez de que el los republicanos no le darán un «cheque en blanco» ante la amenaza de la «derecha reaccionaria». El vicepresidente de la Generalitat y número dos de Esquerra ha insistido hoy en la idea que avanzó ayer el líder del partido, Oriol Junqueras, en una entrevista a La Stampa: Esquerra sigue esperando «un gesto» de Pedro Sánchez para apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) que necesitan los votos del soberanismo para salir adelante.

En una entrevista este lunes en TV3, Aragonés ha apuntado además en qué términos debe producirse ese gesto al señalar que «seguimos reclamando al Gobierno que nos diga de qué quieren que vayan» los meses que quedan de legislatura y apuntar dos cuestiones fundamentales: el juicio sobre el 1-O y el reconocimiento al derecho de autodeterminación. En el primer capítulo, el número dos de Esquerra ha señalado que «de momento la respuesta» del Gobierno sigue siendo a su juicio «la represión al 1-O» porque se expresa a partir de las posturas de la Fiscalía y Abogacía del Estado.

Así, Aragonés ha lamentado que aun no conocen cuál es la propuesta de Sánchez y si buscará una solución política que acabe con la represión o, «bajo la espada de Damocles de que vuelve la derecha reaccionaria», intentará reclamar apoyo incondicional. En ese sentido, ha señalado que aunque «es evidente» que Sánchez no es como Mariano Rajoy, es necesario que dé pasos, ya que la predisposición a hablar es buena pero son necesarios cambios de fondo.

Es necesario que Sánchez dé pasos, son necesarios cambios de fondo», dice el vicepresidente

Además, el también conseller de Economía ha cuestionado las bondades de las cuentas socialistas para Cataluña. «Son unos presupuestos muy decepcionantes, no garantizan el mantenimiento de la inversión de infraestructuras que se estableció en Estatut», ha argumentado Aragonés, quien ha criticado además que el Gobierno vincule a los PGE decisiones que se pueden adoptar en otros ámbitos, como el aumento del sueldo medio interprofesional o el aumento de las retribuciones a los funcionarios, que se aprobaron en el Consejo de Ministros celebrado en Barcelona.

«Son decepcionantes, lo que ofrece a Cataluña es lo que le toca por ley, no hay ninguna decisión de apuesta clara en materia inversora o de ayudar a Generalitat a hacer frente a sus compromisos» competenciales, ha concluido.

Presupuestos catalanes

Aragonés ha rechazado la propuesta del PSC de apoyar las cuentas catalanas a cambio del ‘sí’ del soberanismo a los PGE: «Entendemos que los Presupuestos del Parlament no se deben subordinar a la tramitación de los PGE». Sobre las cuentas del Govern catalán, ha dicho que si el PSC cree que el proyecto «es suficientemente bueno para tramitar el presupuesto con unos PGE, también lo es sin, porque no dependen de los PGE».

Aragonès ha detallado que los ‘comuns’ son uno de los grupos «que ha mostrado más predisposición» para negociar las cuentas catalanas, aunque ha rechazado aumentar el IRPF a las rentas más altas, como reclaman, porque la recaudación que se obtendría no sería inmediata ni relevante, ha opinado.

Preguntado por si el Govern volverá a reunirse próximamente con el Ejecutivo central, ha recordado que está previsto un encuentro este mes: «Confío en que sí. Dijimos que sería en enero y no hay ninguna razón ni ha cambiado nada por lo que no tenga que ser así». Cuestionado sobre si será una reunión entre la consellera Elsa Artadi, él mismo y las ministras Carmen Calvo y Meritxell Batet, ha dicho que «más o menos será ese formato».