El ex conseller catalán Josep Rull, encarcelado en Lledoners a la espera del juicio por rebelión y malversación, salió de la cárcel el pasado 5 de enero, víspera del día de Reyes, sin permiso del juez del Supremo, según ha adelantado El Español y confirmado El Independiente. El ex conseller, en prisión preventiva a la espera de juicio por su participación en la organización del referéndum del 1-O, estuvo nuevde horas fuera de prisión custodiado por Mossos d’Esquadra.

La salida de prisión fue autorizada por la directora de la cárcel, Paula Montero Brasero, pese al rechazo del juez de guardia de Manresa. Montero autorizó la salida de Rull para que pudiera acompañar a su hijo menor, que se desmayó en el transcurso de una comunicación familiar durante la víspera de Reyes, y tuvo que ser evacuado de la prisión en ambulancia para ser trasladado al Hospital de San Juan de Dios de Manresa (Barcelona).

El ex consejero de Territorio abandonó Lledoners pese a que la normativa penitenciaria establece que los permisos solo pueden ser concedidos “de forma expresa” y “en todo caso” por el tribunal encargado del procedimiento penal del interno. Fuentes del Departamento de Justicia de la Generalitat han argumentado, sin embargo, que en “supuestos de urgencia, el permiso extraordinario podrá ser autorizado por el Director del Establecimiento, previa consulta al Centro Directivo si hubiere lugar a ello, y sin perjuicio de comunicar a la Junta de Tratamiento la autorización concedida” tal como señala el Reglamento Penitenciario en su artículo 161.4.

Las mismas fuentes señalan que se trató de un permiso de urgencia, y que el propio fiscal del juzgado de guardia de Manresa así con consideró también al producirse la comunicación al juzgado. Sin embargo, el magistrado de este juzgado rechazó el permiso de salida, que ya se había producido. Fuentes del Tribunal Supremo han confirmado que sólo fueron informados por fax de esta salida cuando Rull ya había sido excarcelado durante unas horas para acompañar a su hijo, informa El Español.