«Hoy me siento legitimamente orgulloso de lo que hecho, no me he arrepiento, porque ser leal a un mandato democratico es el abc de cualquier demócrata y sí, lo volvería a hacer». Oriol Junqueras se ha aparecido en holograma ante unos 2.000 militantes de Esquerra para reivindicar el 1-O y pedir una mayoría suficiente a favor de la independencia y paciencia para «no confundir el futuro deseado con el futuro inmediatamente factible».

En una conferencia convertida en un auténtico miting de inicio de campaña, ideado dentro de la «campaña» en la que ERC quiere convertir la celebración del juicio oral a su presidente y el resto de los líderes políticos del 1-O, Junqueras ha denunciado además el «juicio sumarísimo» y ha anunciado «sentencias duras» porque «quieren venganza». Un acto en el que el hermano de Junqueras y diversos dirigentes republicanos ha leído la conferencia redactada por el líder de ERC en la prisión de Lledoners, ante unas dos mil personas.

Plantemos cara», ha pedido Junqueras a las puertas del juicio del 1-O

«Tenemos claro que si la prisión es el precio que tenemos que pagar por la libertad lo pagaremos» ha asegurado, «pero plantemos cara. no nos encaramos a un simple tribunal, tenemos delante a todo el régimen del 78» desde la jefatura del Estado a «las oligarquías y la caverna mediática».

«Ahora es el momento de protestar» ha asegurado, «en el juicio en el que sabemos que no estamos solos y queremos que maá gente se dé cuenta de que esta causa no va contra los independentistas sino contra la democracia misma». Junqueras se ha mostrado convencido de que «la injustica de una causa construida» contra el independentismo «llegará al TEDH y Europa contribuirá a hacer caer la injusticia española».  

En este contexto, Junqueras ha pedido que «a las puertas de un juicio sumarísimo, ni llantos ni lamentos, no quiero ver la derrota en vuestros ojos» convencido de que «si el Estado pensara que nuestro objetivo es imposible no estropearía su imagen internacional ni pondría en entredicho su democracia y su justicia». 

Eso sí, ha reconocido que en octubre del 17 «creímos que sería más fácil» y ha advertido en ese sentido que «para construir la república catalana que queremos necesitamos a mucha gente que ahora no comparte» su propuesta. «La victoria depende de muchos factores» ha insistido, pero sobre todo «de sumar y construir un proyecto de mayorías al servicio de los ciudadanos».

Junqueras ha asegurado que «tenemos que encontrar un nuevo cómo y un nuevo cuando que haga democráticamente posible la república catalana», convencido de que la sociedad catalana «ha iniciado un camino que no tiene marcha atrás». Pero en el debate sobre cómo recorrer ese camino, ha reclamado «no confundir el futuro deseable con el futuro inmediatamente factible» y ha pedido trazar «el camino factible».

Junqueras advierte que «no renuncia a ninguna vía, si hace falta la desobediencia civl»

Un camino en el que no renuncia «a ninguna vía democrática y pacifica para alcanzar la república catalana como estado independiente, si hace falta apostando por la desobediencia civil y la movilización masiva como Luther King y Gandhi».

Junqueras ha asegurado que cualquier solución debe pasar por un referéndum verificable a nivel internacional. «Sabemos que el Estado no se sentara a negociar» ha reconocido, por lo que ha pedido «crear las condiciones necesarias para que lo asuma» para lo que ha abogado por «hacer de la causa de los catalanes la causa de la democracia internacional».

Todo ello, después de acusar al Estado de estar dispuesto a «impedir que se escuche la voluntad de los catalanes usando la fuerza judicial, policial y de puras cloacas. Están dispuestos a ir contra Cataluña porque es la amenaza más importante a la oligarquía española y sus privilegios» ha denunciado, «tras el discurso de la unidad de España se esconden los intereses puros y duros de la clase privilegiada».

Elecciones europeas y municipales

El presidente de ERC no ha obviado la próxima cita electoral, para la que ha pedido el voto a ERC, presentándose como garante de europeísmo y «punta de lanza» del independentismo en Barcelona. «En las próximas elecciones europeas» en las que él encabeza la lista republicana, «nos jugamos la defensa de la democracia. la libertad y los derechos de todas las personas».

Junqueras acude a los comicios con la voluntad de dejar en evidencia «la represión» y la «involución de derechos» en España. Y ha reclamado también apoyo a Esquerra en las municipales «para construir mayorías republicanas».

«Son una prueba de fuego en toda Cataluña» ha advertido, y especialmente en Barcelona. Junqueras ha advertido que su partido es la «fuerza central y progresista que puede convertir Barcelona en capital de Cataluña, que sea motor de la lucha por la republica catalana, como en el 36» y ha concluido esto «solo lo representa la candidatura de Ernest Maragall».

 

 

 

asumimos la prision como un paso mas para conseguir la libertad, cada dia en prision nuestro movimiento se hace mas grande, mas fuerte, mas invencible, hemos ganado toda la legitimidad ante el mundo. ahora ya saben q estamos dispuestos a todo, de manera pacifica, para defender la democracia y q los ciuadanos de cataluña puedan decidr el futuro dle pais.