La División de Asuntos Internos de los Mossos d’Esquadra ha citado a declarar el próximo lunes al agente que se hizo viral el pasado 21 de diciembre, durante las protestas contra la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona, cuando se encaró con un manifestante al que profirió la frase: «Qué República ni qué cojones. La República no existe, idiota».

Este agente, perteneciente a la unidad antidisturbios de la policía autonómica, trataba de evitar que los manifestantes traspasaran uno de los múltiples cordones de seguridad establecidos aquel día, en el que el Ejecutivo de Pedro Sánchez trasladó su actividad a Barcelona.

En ese momento uno de los concentrados, ataviado con uniforme de los Agentes Rurales de la Generalitat, se encara con el mosso que le obliga a retroceder. Es entonces cuando el agente le pide que le defienda a él, que también es funcionario. «Yo defiendo la República», contestó el manifestante, lo que dio pie a la viralizada frase del mosso, captada en vídeo por los allí presentes y difundida ampliamente en las redes sociales.

Poco después del incidente, el consejero de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, anunció que los Mossos abrirían una investigación al agente, identificado públicamente por algunos agentes del cuerpo y simpatizantes independentistas.

El miembro de la unidad antidisturbios tendrá que declarar ahora ante la División de Asuntos Internos para revisar la idoneidad de su conducta y podría enfrentarse a sanciones profesionales.