Inés Arrimadas frente a la casa de Puigdemont este domingo: una «insensatez» para el Gobierno, según ha comentado su portavoz Isabel Celaá.

La portavoz adjunta de Ciudadanos en el Congreso, Melisa Rodríguez, ha destacado este viernes que la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas, irá este domingo a Waterloo «a decirle a la cara» al expresident de la Generalitat Carles Puigdemont que «no puede seguir paralizando Cataluña» y que se entregue a la justicia española.

En una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Rodríguez ha aclarado que no se trata de una «reunión concertada» con Puigdemont, sino que se presentará «delante de su casa, pagada por todos los catalanes», para decirle que no puede seguir «cerrando Cataluña» y «mandando a sus comandos a paralizar toda una comunidad autónoma» y que se entregue a la justicia española.

Ha calificado esta visita de «hito histórico», ya que Arrimadas, según la portavoz adjunta del partido, ha demostrado con esta decisión «valentía», mientras que Puigdemont ha demostrado «todo lo contrario».

«Ha demostrado ser una persona cobarde que ha decidido huir, un prófugo de la justicia mientras vemos que sus compañeros de golpe sí han pasado por la justicia española», ha aseverado Rodríguez.

La portavoz gubernamental Isabel Celaá acusa a Ciudadanos de buscar una confrontación que «sólo beneficia» a los radicales

«Ojalá sea valiente por primera vez y abra la puerta», ha enfatizado la portavoz adjunta, quien ha asegurado que si el expresident la abre, Arrimadas le dirá «todo lo que Pedro Sánchez no ha sido capaz de decir: que se entregue a la justicia española y que sea valiente».

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha calificado de «insensatez» el viaje de la portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, a Waterloo, donde vive el expresidente catalán Carles Puigdemont, y ha acusado a este partido de buscar una confrontación que «sólo beneficia» a los radicales.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celáa ha asegurado que «cuando el Tribunal Supremo está haciendo su tarea no es sensato anunciar un viaje a Waterloo para insistir en una política de confrontación que sólo beneficia a los más radicales».

En este sentido, ha lamentado que «quienes defienden la Justicia española» contribuyan a «internacionalizar la tensión y el daño causado por el independentismo».