España se ha convertido, por derecho propio, en una de las 20 democracias plenas internacionalmente reconocidas». Felipe VI ha aprovechado la cena de bienvenida del Mobile World Congress (MWC) para reivindicar en Barcelona, frente a Quim Torra y Ada Colau, la calidad de la democracia española y sus instituciones. Lo ha hecho después de que Torra y Colau le plantaran a las puertas del MNAC, consumando un nuevo desplante al Rey.

La tensión entre la Monarquía y la Generalitat ha planeado sobre unas intervenciones teóricamente centradas en la importancia de la industria del móvil, en las que no han faltado las defensas sobre la calidad de la democracia española y las apelaciones a los líderes del procés. Ante los líderes del MWC Torra ha evitado, sin embargo, hablar de «represión» o «presos políticos».

Torra ha evitado hablar de «represión» o «presos políticos» ante los líderes del MWC

Felipe VI ha destacado que hoy en día España «disfruta de sólidas instituciones, fortaleza política y económica, y atrae a 80 millones de visitantes anuales», en una intervención en la que ha agradecido la apuesta de la patronal del móvil por España. También la ministra Calviño ha destacado la fortaleza institucional, la separación de poderes y el respeto al estado de derecho en España.

Tras el incidente del plantón, ya previsto, Torra ha aprovechado su intervención para recordar a su antecesor, Carles Puigdemont, «que les recibió hace tres años» y ha lamentado que ni él ni el resto de miembros de su gobierno «pueden estar hoy aquí».

Cataluña es un lugar «donde amamos la democracia por encima de todo» ha señalado el president, una frase pensada, aparentemente, en respuesta al discurso en el que el Rey advirtió esta semana que «no es posible apelar a una supuesta democracia sin respetar la ley«. Torra ha insistido además en la defensa de los derechos humanos, civiles y políticos.

Plantón al Rey

Torra y Colau se han negado a saludar a Felipe VI a su llegada al Museo Nacional de Arte de Cataluña, donde el Rey preside esta noche la cena de bienvenida a las principales compañías participantes en el Mobile World Congress (MWC).

El presidente de la Generalitat y la alcaldesa han llegado al MNAC media hora antes que el Rey y han saludado a los responsables de GSMA, para retirarse después a una sala aparte para no participar en la recepción institucional al Jefe del Estado.

El Rey ha llegado minutos después, acompañado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, y ha sido recibido por los responsables de GSMA, encabezados por John Hoffman, la alcaldesa de Hospitalet, la socialista Núria Marín, y el presidente de Fira Barcelona, Pau Relat.

Torra y Colau saludaron al rey en un aparte, momentos antes de entrar al salón principal

Posteriormente, Torra y Colau han saludado a Felipe VI en un aparte, en el que el Rey ha saludado a los principales invitados. Colau se ha dirigido en primer lugar al Rey, y Torra lo ha hecho momentos antes de entrar en el salón principal de la cena. No ha habido más interlocución.

Mientras, en los accesos a Montjuïc manifestantes convocados por los CDR y la CUP protestaban por la presencia del jefe del Estado con una manifestación mucho menos numerosa que la del año pasado, en la que se han vuelto a quemar fotografías del Rey.

Pese al desplante inicial, el Rey y Quim Torra compartirán la mesa presidencial en la cena de bienvenida del MWC. Una mesa en la que Felipe VI y Torra se sentarán frente a frente, acompañados por Calviño, en representación del presidente del Gobierno, el comisario europeo Günther Oettinger, y Colau, además de los ministros de Política Territorial, Meritxell Batet, y Ciencia y Tecnología, Pedro Duque.

Es la primera ocasión en la que Felipe VI y el presidente de la Generalitat comparten mesa, aunque ya habían coincidido en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona, cuando estalló la polémica entre el actual inquilino del Palau de la Generalitat y el Monarca, y posteriormente en la manifestación por el primer aniversario de los atentados de Barcelona y Cambrils.