El fiscal general de Israel, Avichai Mendelblit, ha anunciado este jueves su intención de imputar al primer ministro del país, Benjamin Netanyahu, por soborno, fraude y violación de la confianza en tres casos diferentes, a la espera de las vistas.

Netanyahu está siendo investigado en los conocidos como caso 1000, 2000 y 4000, en los que es sospechoso de aceptar regalos de empresarios a cambio de favores políticos, alcanzar un acuerdo con un medio para lograr una cobertura favorable a cambio de dañar a un diario de la competencia, y entregar concesiones a un empresario a cambio de una cobertura favorable en un portal de noticias.

La decisión de Mendelblit ha sido anunciada tras cerca de tres años de investigaciones y supone la primera ocasión en la historia del país en la que un fiscal general anuncia la imputación de un primer ministro en ejercicio. En su carta a Netanyahu, el fiscal general ha recalcado que «ha dañado la imagen del servicio público y la confianza pública en el mismo», según ha informado el diario israelí ‘Haaretz’.

«Usted actuó en un conflicto de intereses, abusó de su autoridad teniendo en cuenta otras consideraciones relacionadas con sus intereses personales y los de su familia. Usted corrompió a funcionarios subordinados», ha manifestado.

Su partido denuncia una ‘caza de brujas’

El Likud había pedido al Tribunal Supremo un bloqueo de última hora del anuncio, si bien ha sido rechazado. En respuesta, el partido de Netanyahu ha señalado que la corte no ha impedido que la izquierda lleve a cabo una injerencia en las elecciones y ha hablado de «caza de brujas».

Mendelblit ha rechazado igualmente una solicitud de los abogados de Netanyahu para que aplazara el anuncio hasta después de las elecciones generales del 9 de abril. El fiscal general ha citado «el principio de igualdad ante la ley y el derecho de la población de conocer decisiones así de importantes».

La imputación formal de estos cargos a Netanyahu dependerán del resultado de la citada vista, que podría tener lugar después de los comicios. Netanyahu, que busca un cuarto mandato consecutivo, niega todos los cargos contra él.