El líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, alabó ayer la figura de quien fuera líder y ministro socialista catalán asesinado por ETA el 21 de noviembre de 2000, Ernet Lluch. Entrevistado en el programa de TV3 Quatre gats, de Ricard Ustrell, fue preguntado si en la política española «faltan» figuras como las de Lluch: «Sí, en la medida en que él defendía el diálogo como el método para resolver los problemas políticos». Para Otegi, figuras y mensajes como los del ex dirigente del PSC aportaban la «racionalidad» que sería necesesaria «en el contexto actual».

Otegi añadía que la «actitud constructiva» que Lluch simbolizó, «de decir, tengo un problema y lo tengo que resolver, es la actitud que debería mantener el Estado» ante la situación política generada en Cataluña. En un programa dedicado al inicio del juicio del ‘procés’, y en el que se estabecen equiparaciones con Euskadi, Otegi también reprocha al Estado que «esté utilizando la fuerza y no la persuasión democratica» para resolverlo.

¿Un terrorista? En la sociedad vasca todo el mundo convenía que era un preso político»

Preguntado por si el uso de la violencia sería una via adecuada para seguir dando pasos en Cataluña hacia la independencia, el líder de EH Bildu afirma que «sería un inmenso error». Añade  que desdibujaría el «conflicto político» al convertirlo en un conflicto armado, «aunque es lo que estarían deseando que ocurriera en el Estado español».

«Contrató asesinos»

En una entrevista que se desarrolla en Elgoibar, (Guipúzcoa), localidad natal de Otegi, también se hace un repaso por su historia personal, sus ingresos en prisión y sus negociaciones con los Gobiernos de España. Otegi pide a Garzón y a Felipe González que hagan un ejercicio de «honestidad» y reconozcan los papeles que jugaron en los años de lucha contra ETA.

Al magistrado le reclama que reconozca que «centenares de presos políticos vascos hemos pasado torturados por la Audiencia Nacional» y al ex presidente del Gobierno le «exijo, entre comillas» que reconozca que «contrató con fondos reservados a asesinos para que nos mataran en pueblos de Iparralde (País Vascofrancés)»: «Se lo digo en términos construcivos, no tengo animadversión hacia él, sino sólo como una contribución ética, no le pido que pida perdón sino que haga una aportación a la paz».

Felipe González debería reconocer que contrató asesinos para matarnos, sería una aportación a la paz»

Otegi asegura que los líderes políticos catalanes que estos días están siendo juzgados por el Tribunal Supremo son «presos políticos» como lo fue él. «¿Pero algunos en la sociedad vasca te llamaban, por ejemplo, terrorista?», le pregunta el periodista durante la entrevista, «sí, pero en la sociedad vasca todo el mundo convenía en que era un preso político».

Respecto a la existencia de violencia armada en Euskadi, Otegi asegura que en el País Vasco en los últimos dos siglos ha habido cuatro «conflictos armados»: «¿Esto es efecto del clima? No, es que aquí hay un conflicto político, somos una nacion que queremos decidir».

Urkullu no fue un mediador

Finalmente, también se refiere al papel jugado por el lehendakari en el ‘proés’, al que considera que no actuó «como mediador» porque dificilmente podria ser alguien «equidistante» en una causa como ésta. Cuestiona que el lehendakari no le llame para consultarle cuestiones políticas, «pero es que tiene un problema, habla poco con gente que no piensa como él, tiene una concepción limitada de la democracia».

En el programa ‘Quatre gats’ también interviene el juez Garzón, quien considera que no se puede hablar de «presos políticos» en el caso de los lideres catalanes encarcelados, pero sí defiende que deberían estar en libertad. Sobre ETA y la izquierda abertzale Garzon denuncia que «nunca se ha caracterizado por respetar a las víctimas de ETA».