Arnaldo Otegi

Más Noticias

El 'catecismo' de Arnaldo Otegi

El líder de EH Bildu se refirió en TVE a su primera petición de disculpas a las víctimas en 'El tiempo de las luces', un libro donde valora la historia e impacto de ETA. Lo hace sin condenarla y limitándose a subrayar que la violencia no tenía ya valor "estratégico"

Descripción:

Arnaldo Otegi (Elgoibar, Guipúzcoa, 1958) simboliza como pocos la trayectoria de las últimas cuatro décadas de la izquierda abertzale y su relación con ETA. Su historia abarca desde la implicación directa en la estructura de la rama militar de la organización terrorista hasta el liderazgo del brazo político y finalmente el viraje hacia un progresivo desmarque de la violencia.

Siendo muy joven, en 1977 formaba ya parte de ETA político-militar. Poco después huyó a Francia antes de integrarse en ETA militar. Tras ser entregado fue absuelto de la acusación del secuestro del diputado Javier Rupérez (UCD) y del intento de secuestro de Gabriel Cisneros, también diputado de UCD.

Otegi acumula una larga lista de procesamientos y condenas, así como pasos por la cárcel. En febrero de 1989 fue condenado a seis años por el secuestro del directivo de Michelín, Luis Abaitua, en 1979. Cumplió condena hasta 1993. Posteriormente acumuló un rosario de condenas que le llevaron a prisión por periodos breves tras el pago de fianzas.

Su faceta política comenzó en 1994, cuando formó parte por primera vez de las listas de la izquierda abertzale al Parlamento Vasco. No salió elegido pero accedió a la Cámara vasca en sustitución de una parlamentaria condenada por colaborar con ETA. A partir de ahí, comenzó una carrera fulgurante en el seno de la rama política de la izquierda abertzale. En 1997 formó parte de la Mesa Nacional de HB, de la que fue portavoz.

A lo largo de su historia política, Otegi ha sido condenado por delitos vinculados con ETA, el enaltecimiento del terrorismo o intentos por reconstruir formaciones políticas ilegalizadas como Batasuna. El actual ministro del Interior le ha condenado en varias ocasiones. Grande Marlaska le condenó por el llamado ‘caso Bateragune’, el intento de reconstruir la ilegalizada Batasuna. La condena inicial fue de 10 años, posteriormente reducida a seis años y medio por el Tribunal Supremo. Ingresó en la cárcel el 13 de octubre de 2009 y salió en libertad el 1 de marzo de 2015.

La condena de inhabilitación para cargo público que pesa sobre él, y que está vigente hasta el 28 de febrero de 2021, le impidió concurrir como candidato a lehendakari en 2016 y también se lo impedirá en 2020.

A su salida de prisión, y tras asumir la secretaría general de Sortu, Arnaldo Otegi inició un proceso de renovación de la coalición abertzale para situarla en el nuevo contexto sin violencia.

El dirigente abertzale inició el proceso de desmarque de la violencia en el seno de la izquierda abertzale que años antes ya desembocó en la inclusión de Sortu una condena expresa de la violencia de ETA para poder ser legalizada. Otegi, considerado uno de los principales ideólogos de la izquierda independentista vasca, ha defendido en los últimos años de violencia de ETA la necesidad de dar pasos tanto por parte de la banda y de su entorno hacia un nuevo tiempo sin violencia.

Filósofo de formación, amante del estudio de las religiones y aficionado de la Real Sociedad, Otegi está casado y es padre de dos hijos.