La propuesta de Vox de liberalizar el acceso a las armas destinadas a la autodefensa dentro del hogar ha generado un debate hasta ahora casi inexistente en la sociedad española. El partido de Santiago Abascal propone que las personas sin antecedentes y en plenas facultades mentales puedan disponer de un arma dentro de su casa y utilizarla contra hipotéticos asaltantes. El partido pretende abrir el melón de la ampliación del concepto de «legítima defensa», aunque ha introducido la variable de las armas de fuego por primera vez.

En España, las armas se asocian instintivamente con Estados Unidos, donde su compra resulta especialmente sencilla. Muchos Estados incluso permiten llevarlas y exhibirlas en público aludiendo a la Segunda Enmienda de la Constitución, aunque la lucha por la restricción de este derecho es fuerte y constante en prácticamente todos los territorios.

Según la Small Arms Survey, en 2017 existían más de 393 millones de armas en posesión de civiles en Estados Unidos, lo que le da el ratio más alto del mundo de armas civiles por cada 100 habitantes: 120,5. Al mismo tiempo, cabe destacar que en el país norteamericano se produjeron en 2016 38.658 muertos por arma de fuego. ¿Pero qué sucede en Europa?

En nuestro continente también hay paraísos armamentísticos, especialmente en los Balcanes y en el norte de Europa. Con Serbia a la cabeza.

Serbia y Montenegro, paraísos de las armas de fuego

La resaca de la guerra de los Balcanes ha dejado un reguero de armas descontroladas que Belgrado ha intentado regularizar en multitud de ocasiones. Sin demasiado éxito. A día de hoy existen en el país 1.186.086 armas registradas y se estima que más de 1,5 millones sin registrar. Muchas de ellas además con varias décadas de antigüedad y peligrosas también para sus dueños. De acuerdo a estos datos, Serbia es el sexto país del mundo en ratio de armas por cada 100 habitantes: 39,1, exactamente igual que su vecino Montenegro.

Ambos países, unidos hasta mediados de la década pasada, mantienen una importante cultura pistolera y no son especialmente restrictivos en su concesión de licencias. Realizan chequeos de antecedentes y de estado de salud mental, y piden una justificación para poseer armas aunque abren la mano a la autodefensa o a los miembros de ciertos colectivos profesionales, no necesariamente dependientes del Estado. El ratio de muertes por arma de fuego fluctúa en torno a 3,5 por cada 100.000 habitantes.

Chipre, muchas armas y pocas muertes

Por detrás de Serbia y Montenegro, en el ranking europeo sobre posesión de armas aparece…Chipre. Una pequeña isla del mediterráneo con poco más de 1.2 millones de habitantes pero en la que se concentran 34 armas por cada 100 personas. 154.000 de ellas son legales, pero unas 130.000 permanecen fuera de los radares de las autoridades. La legislación chipriota también permite la tenencia de armas a cualquier civil mayor de 18 años que acredite un motivo (entre ellos la protección personal) y que pase controles de antecedentes, de salud mental y registros de violencia doméstica. El ratio de muertes por arma de fuego en Chipre es relativamente bajo: cerca de 1 por cada 100.000 habitantes.

Finlandia e Islandia, con la caza por bandera

El top-5 de la posesión de armas en Europa lo completan Finlandia e Islandia, aunque ambos países mantienen regulaciones bastante restrictivas. No permiten la expedición de licencias para autodefensa, aunque la enorme extensión de la caza eleva sus ratios de forma evidente. Sólo en Finlandia existen más de 1,5 millones de armas registradas y tan sólo 250.000 sin registrar. Aún así, su ratio de muertes por arma de fuego es casi tres veces superior al de Chipre. En el caso de Islandia, pese a su escasa población, existen más de 100.000 armas en manos de civiles en el país, la mayoría de ellas destinadas a la cinegética o al tiro deportivo.

Cerca de Finlandia e Islandia en el ranking también se encuentran otros países nórdicos menos restrictivos como Noruega (28,8 armas por cada 100 habitantes), que sí incluye la protección personal o la seguridad como motivos para expedir una licencia. En el top-10 también aparecen Bosnia y Herzegovina o Macedonia, con una enorme cantidad de armas descontroladas y una casuística muy similar a la de Serbia y Montenegro.

Austria, Suiza y República Checa tienen las legislaciones más permisivas

España, con sólo 7,5 armas en manos de civiles por cada 100 habitantes, aparece prácticamente a la cola del ranking, sólo por encima de Irlanda, Eslovaquia, Reino Unido, Holanda o Polonia, entre otros países del entorno de la Unión Europea. De hecho, aparece bastante por detrás de Francia, Alemania o Portugal que prácticamente triplican nuestro ratio, aunque cuenten con regulaciones muy parecidas y armonizadas por Bruselas.

En Europa, las legislaciones más permisivas con la tenencia y el uso de armas recaen en países como Suiza, que reconoce legalmente el derecho de sus ciudadanos a poseer armas de fuego e incluso instruye en su uso a partir de los 12 años. Esta legislación bebe de la tradición de formación militar del país, que permite a sus habitantes guardar en casa las armas con las que realizan su entrenamiento y usarlas en defensa de la Nación. El ratio suizo de muertes por arma de fuego es bastante alto comparado a la media europea -ha rozado el 10 por cada 100.000 habitantes en la última década-, aunque está muy relacionado con el índice de suicidios. Los tiroteos no son comunes.

Una concepción similar existe en la República Checa, que recientemente dio luz verde a una ley que permite a los ciudadanos armarse en defensa propia o del Estado. Expide licencias con cierta manga ancha, aunque reclama pruebas de pericia. Pese a ello, Praga aparece bastante abajo en el ranking, por debajo incluso de Andorra, Italia o Bélgica con 12,5 armas en manos de civiles por cada 100 habitantes.

Austria es otro de los países con regulación listada como «permisiva» según la organización GunPolicy y, de hecho, fue noticia en el año 2016 cuando sus índices de venta crecieron ostensiblemente coincidiendo con el pico de llegadas de refugiados a la zona. Tiene un ratio de muertes por arma de fuego cercano a 3 de cada 100.000, seis veces por encima del dato de España, que se encuentra entre los más bajos del mundo.

Ranking completo

  1. Serbia (39,1 armas en manos de civiles por cada 100 habitantes)
  2. Montenegro (39,1)
  3. Chipre (34)
  4. Finlandia (32,4)
  5. Islandia (31,7)
  6. Bosnia y Herzegovina (31,2)
  7. Austria (30)
  8. Macedonia (29,8)
  9. Noruega (28,8)
  10. Malta (28,3)
  11. Suiza (27,6)
  12. Suecia (23,1)
  13. Portugal (21,3)
  14. Alemania (19,6)
  15. Francia (19,6)
  16. Luxemburgo (18,9)
  17. Grecia (17,6)
  18. Eslovenia (15,6)
  19. Italia (14,4)
  20. Andorra (14,1)
  21. Croacia (13,7)
  22. Lituania (13,6)
  23. Bélgica (12,7)
  24. República Checa (12,5)
  25. Rusia (12,3)
  26. Albania (12)
  27. Hungría (10,5)
  28. Letonia (10,5)
  29. Georgia (10,1)
  30. Ucrania (9,9)
  31. Dinamarca (9,9)
  32. Bulgaria (8,4)
  33. España (7,5)
  34. Irlanda (7,2)
  35. Eslovaquia (6,5)
  36. Bielorrusia (6,1)
  37. Armenia (6,1)
  38. Estonia (5)
  39. Reino Unido (4,6)
  40. Moldavia (3)
  41. Rumanía (2,6)
  42. Holanda (2,6)
  43. Polonia (2,5)