La fragmentación del voto adquiere muchísima importancia para el próximo 28 de abril. Tal y como informa el diario ABC, gracias al útlimo barómeto de GAD3/ABC, si la derecha se presentase unida a las elecciones «tendría un predominio rotundo», pero la división del voto va a favorecer de manera directa al PSOE.

PP, Ciudadanos y Vox tampoco conseguirían la mayoría del Senado y esta «fragmentación inédita es con la que juega Pedro Sánchez«.

«La división de voto del centro derecha daría la victoria al PSOE en 29 provincias, a las que sumaría otras ocho donde ganaría igual. En total, el partido de Sánchez pasaría a ser el más votado en un total de 37 provincias», asegura este medio.

Según otro sondeo de El País, el PSOE ganaría las elecciones generales del 28 de abril con 122 escaños y un 27,1 % de los votos, pero para gobernar debería repetir el pacto actual con Unidas Podemos y los nacionalistas o pactar con Ciudadanos.

El sondeo, efectuado por 40dB, da al PP 76 diputados y el 19,3 % de los votos; a Ciudadanos, 55, con el 17,7 % de los votos; a Unidas Podemos, 40, con el 12,3 % de los votos; y a Vox, 31, con el 10,2 % de los votos, formación que entraría por primera vez en la Cámara Baja.

Así mismo, ERC, obtendría 9 escaños; CDC, 8; PNV, 5; EH Bildu, 2; y CC,uno, y todos ellos sumarían el 13,4 % de los votos.