El problema de Cataluña es que «es tiempo de estadistas y yo no los veo». Con esta amarga reflexión ha concluido Josep Antoni Duran Lleida la presentación de su libro «El riesgo de la verdad», en la que ha defendido sus críticas al procés y ha reclamado altura de miras a los líderes políticos catalanes y españoles para superar la fase de política basada en los sentimientos y reconducir el conflicto catalán.

«Una de las razones era entrar a hablar del presente, porque hay que romper el silencio ensordecedor» que se ha instalado entorno al procés ha señalado Duran. El ex líder de Unió ha reclamado que los políticos «empiecen a decir no lo que la gente quiere oír sino la verdad, y reconozcan el fracaso» del proceso independentista «y el agotamiento» que ha generado.

«Solo después», ha advertido, se podrá afrontar la «reconciliación interna» de Cataluña «con España, y con los mercados». Duran ha lamentado, en este sentido, «el menosprecio» con el que desde las instituciones oficiales catalanas se ha leído la fuga de empresas tras el 1-O. «lo importante aún está por llegar» ha advertido, para señalar el ejemplo del Quebec y su pérdida de peso económico en Canada.

«Por favor, tenemos que intentar reconducir esta triste situación» ha rogado ante una sala abarrotada con importantes nombres del pasado y presente político y económico catalán.  Desde el ex presidente de la CEOE Joan Rosell al ex president José Montilla, pasando por el actual presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre, el consejero delegado de Aena, Maurici Lucena, la delegada del Gobierno, Teresa Cunillera, el líder del PSC, Miquel Iceta, el candidato de Cs en Barcelona, Manuel Valls, el líder de Units, Ramon Espadaler, o el editor de La Vanguardia, Javier Godó. El único representante de sus ex socios de CDC ha sido Pere Macias, actual delegado del Gobierno para Rodalies.

Criticas a Ardtur Mas

Duran, que ha defendido sus críticas a Artur Mas, al que señala en el libro como uno de los responsables de la deriva independentista, ha advertido sin embargo que «el procés es un fracaso colectivo, todos tenemos responsabilidades, por eso también colectivamente tenemos q intentar aportar soluciones».

En este contexto ha lamentado que en «Cataluña, también en España y Europa» los sentimientos se han impuesto a la razón en el discurso político. Y ha lamentado que esta situación es especialmente grave en Cataluña porque aquí «los políticos, que son los responsables de mantener el equilibrio entre sentimiento y razón, no solo no lo han hecho sino que se han subido al carro de los sentimientos y los han azuzado porque les daba votos».

En Cataluña los políticos se han subido al carro de los sentimientos y los han azuzado porque les daba votos»

Duran ha insistido, en referencia a los líderes del independentismo, desde Artur Mas a Quim Torra, pasando por Carles Puigdemont, que «un buen político no es el que se pone al frente de la manifestación sino el que sabe qué es lo que le conviene la país y es capaz de decir lo contrario de pancartas». Esto, ha añadido, «nos ha fallado aquí y en España, y así nos ha ido con el procés«.

El ex dirigente democristiano ha añadido que «deberíamos ser capaces de ser conscientes de que tenemos problema de gran envergadura, mas allá de la crisis Cataluña-España tenemos un problema interno, la comunidad se ha roto». Y ha dejado claro que «hasta que no nos reconciliemos entre nosotros no podremos conseguir solución» a la crisis catalana.

«Es la hora de los estadistas» ha concluido, «y el grave problema es que yo no los veo».