La periodista Marisa Arcas, hasta este jueves a primera candidata de Vox por Lorca (tercer municipio más grande de la Región de Murcia), ha sido apartada a última hora por la formación ultra que dirige Santiago Abascal. Las razones oficiales del cambio no han trascendido. Pero sí la explosiva versión de Arcas, publicada en el digital El Lorquino, según la cual recibió la presión de «matones. La periodista relata que milita en Vox desde el 27 de febrero de este año (hace dos meses) y que su candidatura se oficializó el pasado 3 de abril. Sin embargo, relata Arcas, «al tomar contacto con la ejecutiva local, detecto una serie de irregularidades que pongo en conocimiento de la dirección regional y, a partir de ese momento, se inicia una campaña de acoso y derribo hacia mi persona por parte de determinados afiliados de Lorca».

«Como consecuencia del  malestar suscitado por mi nombramiento, y tras haber puesto de manifiesto las irregularidades detectadas por las prácticas, presuntamente ilícitas, de determinados miembros de la ejecutiva local, se intensifica, de una forma salvaje, la campaña de desprestigio hacia mi persona en redes sociales», prosigue la efímera candidata. «Se han vertido todo tipo de acusaciones y descalificaciones atentando contra mi honorabilidad». Pero la acusación más grave viene a continuación: «He temido por mi integridad física.  He recibido amenazas e incluso la visita de tres matones a mi domicilio que no solo me insultaron sino que me amenazaron con un ‘lo vas a pagar'».

Antes de su exclusión, plasmada hoy en el Boletín Oficial de la Región (BORME), Arcas puso en conocimiento de la dirección regional las presuntas irregularidades financieras que estaban ocurriendo. La periodista local Rosa Roda, de Onda Cero, ha publicado parte de estos mensajes al presidente del partido en la Región, Pascual Salvador.

Arcas señala en su comunicado que no obtuvo «la respuesta que esperaba de los responsables regionales». «Por el contrario», critica, «han tratado de quitar hierro al asunto y han puesto en duda las pruebas que les he presentado. Ante esta situación, decidí esperar hasta el último día para ver si obtenía alguna respuesta. Finalmente, la solución ha sido apartarme de la lista argumentando motivos profesionales. Bien es verdad, que yo condicioné seguir adelante como cabeza de lista, única y exclusivamente, si apartaban a las personas que han cometido las irregularidades denunciadas».

La periodista dice haber denunciado ante la Guardia Civil «las amenazas sufridas» y culpa a la cúpula autonómica de Vox «la pasividad» ante lo que ella considera que tenían que haberla defendido. Y matiza que su deseo era ser candidata y que confía en Vox. «Sigo apostando claramente por el proyecto de Vox, pero considero que personas como las denunciadas, no son las idóneas para representar un partido que lleva la honradez por bandera». La sustituta de Arcas es la empresaria María del Carmen Menduiña.