La Dirección General de la Policía ha empezado a dotar con botiquines los vehículos radiopatrulla a fin de que, en caso de emergencias, los agentes puedan prestar adecuadamente los primeros auxilios.

Así lo ha confirmado la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación al Sindicato Unificado de Policía (SUP), que el pasado 12 de abril volvió a reiterar que los vehículos cuenten con una dotación mínima de material sanitario básico en cumplimiento de las normas de prevención de riesgos laborales.

El Cuerpo Nacional de Policía ha indicado que ya se han incorporado kits de primeros auxilios como parte del equipamiento policial de los vehículos radiopatrulla adquiridos el pasado año, estando prevista su instalación en los 151 híbridos ‘iZ’ y en los 942 vehículos ‘tipo Z’ híbridos y gasolina con los que se reforzará la flota.

«Primeros en acudir al suceso»

La Dirección General reacciona así ante la reivindicación del SUP, que llamaba la atención sobre el hecho de que los policías «suelen ser los primeros en acudir al lugar del suceso» y no cuentan con medios para hacer frente a situaciones de emergencia. «Por ello es básico que estos cuenten con material médico básico (mantas térmicas…), así como formación en primeros auxilios, lo que supone una garantía a la hora de prestar una atención más inmediata a las posibles víctimas», razonaba el sindicato.

En concreto, el SUP pedía que los kits de primeros auxilios cuenten con guantes (preferentemente de nitrilo), mascarilla tipo pocket mask para realizar la maniobra del ‘boca a boca’, torniquete y venda elástica, así como una manta térmica. No ha trascendido la dotación de los botiquines que la Policía ha empezado a incluir en los vehículos.