Política

Fallos en el volcado de datos ponen en duda los resultados de las municipales en multitud de ayuntamientos

El PSOE denuncia desvíos en la web de resultados que le darían la alcaldía de León o Ibiza. Interior admite fallos en el volcado de los datos pero subraya que el recuento es un proceso aparte y no ha habido errores con las actas, único documento legal

logo
Fallos en el volcado de datos ponen en duda los resultados de las municipales en multitud de ayuntamientos
Captura de la web de consulta de los resultados de las elecciones municipales.

Captura de la web de consulta de los resultados de las elecciones municipales.

Resumen:

No den nada por seguro: los resultados de las elecciones municipales que llevan consultando desde la madrugada del domingo pueden no ser 100% correctos. Interior ha detectado y admite numerosos fallos considerables en el volcado de los datos de los comicios del 26-M, de cuya gestión se encargó en esta ocasión la empresa Scytl, tras imponerse en el concurso a Indra, adjudicatario habitual. Y la consecuencia es que pueden producirse alteraciones decisivas en grandes municipios como León o Ibiza, cuyas alcaldías ya se habían dado por adjudicadas en los últimos días. Los problemas, sin embargo, se extienden por numerosas localidades.

Además, llama la atención que más de dos días después de celebrados los comicios, todavía no se tengan listas las proyecciones sobre diputaciones y cabildos insulares, cuya formación dependía de los resultados del pasado domingo.

El caso de León se había dado a conocer este martes, cuando el PSOE denunció que en al menos 12 mesas electorales sus votos se le habían asignado a Vox en el proceso de transmisión electrónica de datos. Importante: no en las actas, que son el único documento legal con el que la Junta Electoral Central valida y oficializa los resultados de cualquier elección. Este error informático, propiciado aparentemente por el diseño de la app transmisora y el método de ordenación de los partidos, habría dado a Vox 1.200 votos de más, y al PSOE 1.200 de menos.

El desfase no es menor: provocaría, de confirmarse, que Vox cayera por debajo del 5% en el consistorio, quedase sin representación, e hiciera ganar un escaño a PSOE y a UPL, imposibilitando la suma del bloque de centro-derecha y permitiendo un acuerdo entre el PSOE, los regionalistas y Podemos, que robe al PP una alcaldía que mantiene desde 2011 y que daba por asegurada tras el domingo.

El caso de León no es excepcional. Algo muy similar ha sucedido, por ejemplo, en Ibiza. También con el PSOE como afectado: en este caso han detectado varias mesas electorales en cuya transmisión de datos sus votos se habrían asignado al partido local Proposta per Eivissa.

Desde el PSOE han asegurado que son un millar de votos los que no coinciden entre la plantilla del escrutinio con el volcado de datos que hizo el Ministerio del Interior a la aplicación digital, a través de la que se difundían los resultados de la noche electoral.

De confirmarse este hecho, los votos asignados a la formación liderada por Toni Roldán podrían dar tres concejales más al cabeza de lista del PSOE, Rafa Ruiz, que se haría con la alcaldía de la ciudad. Ruiz obtuvo seis regidores frente a los siete logrados por el Partido Popular. De sumarse estos tres concejales más, el socialista podría formar gobierno con Podemos, que obtuvo dos.

Según Scytl, Falange gana en Ferraz

Los errores, sin embargo, parecen ser omnipresentes. El Confidencial ha detectado uno especialmente llamativo: según los datos de Scytl, en la manzana de la calle Ferraz donde el PSOE tiene su sede, el partido más votado fue La Falange, seguida de Izquierda Unida y del Partido Libertario. No habrían recibido votos en ese sector ni Más Madrid, ni Ciudadanos, ni el PSOE, ni Vox. Un error de bulto que se repite en otras mesas electorales de Chamartín, San Blas y Puente-Vallecas, donde el citado medio también ha detectado patrones absurdos de voto a la candidatura falangista.

También se dan resultados incoherentes en muchos municipios pequeños. Como ejemplo Valdezate, en Burgos, donde se asegura que han votado 104 personas, aunque el cómputo que la web ofrece de votos a candidaturas, nulos y en blanco sólo suma 95. Además, le otorga 4 actas al PP con 36 votos y sólo una a Vox con 48. Es un ejemplo de muchos.

Este martes, también la CUP también ha denunciado que «un error del Ministerio del Interior» la noche electoral del 26 de mayo le «restó 56.056 votos» de su cómputo global en los comicios municipales. En un comunicado, la CUP ha señalado que al filo de la medianoche Interior publicó los resultados totales de la coalición CUP-AMunt, con un total de 121.274 votos, una cifra «errónea, ya que, a partir de un segundo recuento que ha hecho la formación a través de los datos desglosados por municipios del mismo Ministerio», ese número asciende hasta los 177.330 votos.

La suma de sus cargos electos, añade la CUP en su comunicado, es de 337 en total. «El error del Ministerio es en la suma del recuento total y, por lo tanto, no tiene afectación en los resultados obtenidos en los diversos municipios donde la CUP se ha presentado en estos comicios», indica.

En el punto de mira

«El programa de la empresa contratada, Scytel, no ha estado a la altura», cita el diario ABC en fuentes del ministerio del Interior, que admite los fallos de la web aunque defiende que no se han producido errores en el recuento.

Debe recordarse que el recuento y la comunicación de los datos son procesos diferentes. El resultado de cada mesa se apunta en actas, firmadas por el presidente y los vocales, que posteriormente se trasladan a las Juntas Electorales, que son las encargadas de sumarlas y establecer los resultados definitivos, a publicar en el BOE 40 días después de las elecciones. Esos recuentos son públicos y a ellos acuden habitualmente los partidos políticos.

Hasta esa publicación en el BOE, lo único que vemos en páginas como http://resultados.eleccioneslocaleseuropeas19.es son datos provisionales, obtenidos de la transmisión telemática de esos datos a la empresa encargada del servicio.

Durante décadas, los fallos no han sido habituales o no se han producido en absoluto, aunque en esta ocasión la solvencia de la nueva concesionaria ha sido puesta en entredicho en varias ocasiones, generando preocupación por los problemas que surgieron en algunos de los simulacros generales.