Carles Puigdemont y Toni Comín finalmente no harán acto de presencia en la manifestación independentista en Estrasburgo, por miedo a entrar en Francia y correr el riesgo de ser detenidos y entregados a España. Lo ha confirmado su abogado Gonzalo Boye, que tras una mañana de elucubraciones sí ha terminado apareciendo frente a la sede del Parlamento Europeo…sin su representado. Pese a ello, Boye ha intentado dar ánimos a los presentes argumentado que «en estos casi dos años se han reído muchas veces de nosotros, pero siempre hemos terminado ganando. Esta vez vamos a ganar también».

El propio Puigdemont lo ha argumentado en un vídeo difundido como clausura de la concentración que durante cinco horas han protagonizado miles de independentistas en las inmediaciones del Parlamento Europeo. El ex presidente catalán ha exigido a la nueva presidencia de la Eurocámara, «la componga quien la componga» que «corrija la deriva de represión» a la que a su juicio ha sometido España a las instituciones europeas, y que según los independentistas impone con exceso de celo el todavía presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani.

«Que corrija la deriva de represión, de regresión, de limitación democrática de la presidencia antecesora. Que corrija la deriva que preocupa a 500 millones de ciudadanos europeos. Que están a tiempo de demostrar que ésta ves cámara en la que los europeos quieren verse representados, ante cualquier tendencia de los estados y del poder a secuestrar los derechos. Sin respeto al voto de los ciudadanos no hay democracia posible ha concluido» Puigdemont en un vídeo gravado desde la vecina ciudad alemana de Khel, con vistas a Estrasburgo, para demostrar su cercanía a las calles donde se han concentrado sus seguidores.

Ni él ni Toni Comín se han atrevido, sin embargo, a cruzar la frontera francesa, pese a que durante la campaña electoral, y tras su victoria en los comicios del 26M, tanto ellos como sus abogados han insistido en que nada podría impedir que formaran parte del Parlamento Europeo, porque la justicia española no podría imponer sus «abusos» en las instituciones comunitarias.

Poco antes, y a través de las redes, Puigdemont se ha dirigido también a sus seguidores para defender su ausencia de Estrasburgo y agradecer la presencia de los cuatro mil independentistas movilizados por la ANC para protestar ante el Parlamento Europeo. «Las calles de Estrasburgo hablan catalán, pero sobre todo hablan demócrata» asegura en un tuit en el que señala que «algunos querrían las calles vacías, silenciosas, resignadas, pero nosotros las llenamos».

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha intervenido en la manifestación por videoconferencia para recriminar al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, la negativa a permitir la presencia de Puigdemont y Antoni Comín en la sesión constitutiva del europarlamento, aceptando el criterio de la Junta Electoral Central. Torra ha exigido a Tajani que «respete los derechos del pueblo de Cataluña», argumentando que «les votamos -a Puigdemont, Junqueras y Comín- como eurodiputados y queremos que sean eurodiputados.

Torra se ha dirigido además a Puigdemont, al que ha animado a «seguir luchando» porque «la voluntad de los catalanes se cumplirá». Tras él, la concentración independentista ha concluido con la lectura de un manifiesto en el que se acusa a España de «trasladar al Parlamento Europeo su estrategia de vulneración de derechos y represión de los derechos fundamentales» impulsado por una treintena de entidades independentistas.

Maniobras de despiste

Gonzalo Boye, jefe del equipo jurídico de Carles Puigdemont, había asegurado este martes que el ex presidente catalán se encontraba próximo a Estrasburgo, donde esta mañana se constituye el nuevo Parlamento Europeo y donde el moviemiento independentista ha concentrado a miles de personas para protestar por la ausencia del propio Puigdemont, Oriol Junqueras y Toni Comín, en esa sesión constitutiva. Pese a ser el principal responsable de la concentración, convocada desde el Consejo de la República que preside Puigdemont, el ex presidente catalán no ha acudido a la cita europea consciente de que Francia es el país en el que corre más riesgo de ser detenido y extraditado a España.

Puigdemont y Comín han seguido la sesión desde una ciudad alemana próxima a la frontera con Francia, desde donde habrían podido acceder de forma rápida a Estrasburgo si «se dan las circunstancias», es decir, se elimina el riesgo de la extradición. «Están en un territorio donde los alemanes y franceses siempre han discutido de quién es», ha apuntado. Finalmente, han descartado esa opción.

El abogado ha evitado comprometer la presencia de ambos líderes independentistas en la manifestación que debía concluir inicialmente con parlamentos del propio Puigdemont y la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. Ha asegurado que no han tomado una decisión al respecto, argumentando que tomarán la decisión más adecuada para garantizar la seguridad de ambos, tras advertir de que en Estrasburgo habría «una presencia muy fuerte de policía española» preparada para detenerlos en caso de que crucen la frontera.

«La presencia de policía española en Estrasburgo es muy detectacble, solo les ha faltado el tricornio», ha asegurado Boye. En su opinión, es absurdo pensar que la estrategia que planteen sea la detención de Puigdemont y Comín: «Si pasan por un juzgado europeo, tenemos claro qué pasará. Pero si los ponen en un avión hacia Soto del Real, no sabemos qué puede pasar».

Plantón de Torra

La manifestación convocada hoy por el Consejo de la República y la ANC debía estar protagonizada por Puigdemont y el presidente de la Generalitat, Quim Torra, puesto que la portavoz del Govern, Meritxell Budó, confirmó hace una semana la presencia de Torra encabezando una importante delegación del Govern en Estrasburgo para denunciar la ausencia de los tres electos independentistas. Ayer tarde, sin embargo, fuentes de Presidencia de la Generalitat argumentaron que Torra no acudiría a la cita europea porque no quería dejar Cataluña ante el elevado riesgo de incendios.

Más allá del incendio, en fase de extinción, que en los últimos días ha devastado una parte de las Tierras del Ebro, Torra ha suspendido su presencia en Estrasburgo tras constatar que sería el único representante de primer nivel del independentismo en acudir a la ciudad francesa. El líder oficios de ERC, Pere Aragonés, se negó a acudir a la cita convocada por Puigdemont, mientras el propio ex presidente iba enfriando las posibilidades de acudir a Estrasburgo a medida que sus abogados constataban que la justicia europea avalaba la decisión del Parlamento Europeo de no darle las credenciales como eurodiputado.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) rechazó ayer la petición de medidas cautelares presentada por Boye, en nombre de Puigdemont y Comín, en contra de la decisión de Antonio Tajani, que excluyó a los tres líderes independentistas por no haber sido incluidos en la lista de eurodiputados españoles que sí han jurado la constitución ante la Junta Electoral Central, como establece la ley española.

El conseller de Exteriores cree que el independentismo se ha convertido en un problema europeo, Cs avisa que Puigdemont no conseguirá la impunidad

El conseller de Exteriores, Alfred Bosch, convertido en principal representante de la Generalitat en Estrasburgo, ha asegurado esta mañana que la manifestación de miles de personas que tiñen de amarillo las inmediaciones del Parlament Europeo «demuestra que esto ya no es un problema interno de España» como advierten reiteradamente las autoridades europeas, sino «un problema europeo» con el que se encontrarán esta mañana todos los eurodiputados que acudan a la sesión constitutiva, se ha felicitado Bosch.

El eurodiputado de Cs Jordi Cañas, por contra, se ha mostrado convencido de que Puigdemont «no vendrá» pese a que «su advenimiento» ha sido anunciado reiteradamente por los independentistas en los últimos días. Cañas ha denunciado que el único objetivo de Puigdemont con esta polémica es «conseguir la impunidad» y ha asegurado que su partido evitará que consiga ese objetivo.