La celebración de la gran fiesta patriótica de EE.UU ha estado marcada este 4 de julio por el festejo militar en honor a las fuerzas armadas contando con la presencia de soldados, tanques y vehículos de combate. El presidente norteamericano, Donald Trump, tiene previsto dar un discurso desde el memorial de Lincoln, un acto que no ocurría desde hace casi siete décadas.

La celebración de este 4 de julio con motivo del Día de la Independencia en Estados Unidos ha atraído a la ciudad de Washington a simpatizantes y detractores de Trump, que lleva soñando con este ambiente nacionalista desde hace dos años, cuando estuvo presente en el desfile del Día de la Bastilla de París y anunció que su país necesitaba una fiesta similar.

Trump entonará su discurso desde el monumento a Lincoln a partir de las 18.30 hora local (00.30 horas en España) Durante la celebración, la avenida de la Constitución de la capital norteamericana ha acogido a tropas de las fuerzas armadas estadounidenses, a un público decorado con los colores de la nación y a críticos en los alrededores del desfile, así como el muñeco ‘bebé que llora’.