La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil consigue otro éxito en su lucha contra la ciberdelincuencia al lograr la detención del mayor ciber-estafador en la historia de España, un joven español de 23 años -J.A.F.- al que le constan más de 25 requisitorias judiciales de arresto. El investigado lograba ingresos de hasta 300.000 euros al mes con esta actividad delictiva, que podría venir desarrollando desde hace tres años.

El Grupo de Delitos Telemáticos de la UCO ha arrestado a este hombre -especializado en la creación de páginas falsas de internet- en un céntrico hotel de Madrid en el curso de la bautizada como Operación Lupin, una de las más relevantes de las que ha llevado a cabo esta unidad desde su creación hace más de dos décadas. En el momento de la detención se le intervinieron medio centenar de teléfonos móviles y más de cien tarjetas SIM prepago identificadas a nombre de terceros.

Junto a J.A.F., los agentes han detenido a otros miembros de la organización: el informático que se encargaba de replicar las webs fraudulentas, la persona que se encargaba de captar a las mulas (los que abrían cuentas bancarias donde se hacían  las transferencias de las estafas) y estos colaboradores necesarios. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 4 de Requena (Valencia), que instruye las diligencias, ha ordenado prisión provisional sin fianza para los tres.

El líder de la organización, de 23 años, era uno de los delincuentes más buscados por la policía tras acumular 25 requisitorias judiciales

J.A.F. cometía principalmente las ciber-estafas con la venta de productos de electrónica de consumo (videoconsolas, teléfonos móviles…) en tiendas online fraudulentas a través de páginas web copiadas de tiendas legales y de conocido prestigio en el mercado, llegando a utilizar incluso sus logos y nombres de marca. Y todo ello con total desconocimiento del usuario estafado y con la clara intención de inducir a error al mismo, según ha informado este viernes la Guardia Civil.

La estafa más extendida es la que obligaba al cliente a utilizar la transferencia bancaria para pagar el producto elegido, por lo que necesitaron cientos de ellas en un intento de diluir el rastro. Por ello la organización captó a jóvenes a los que les abonaba «significativas cantidades de dinero» a cambio de facilitar a la banda sus datos para abrir dichas cuentas.

Portales de compraventa ‘online’

«Con el tiempo estas estafas han ido perfeccionándose. Con la excusa del proceso de pago, el estafador llegaba a llamar telefónicamente a la víctima para que se instalara una app que supuestamente le informaba del seguimiento del pedido. Lo que hacía en realidad la aplicación era todos los SMS de su teléfono para poder tener los códigos enviados por los bancos, lo que le permitía poder firmar transferencias y efectuar cargos a las tarjetas de crédito por altos importes, llegando a vaciar las cuentas de algunas de sus víctimas», ha informado la Guardia Civil.

Los investigadores han constatado que con frecuencia captaba a sus víctimas en portales de compra-venta online, dirigiendo a los potenciales compradores a sus propias páginas fraudulentas. En total se han rastreado cerca de 30 tiendas online diferentes gestionadas por el líder y sus colaboradores, detectándose la escasa duración que tenían las mismas: algunas sólo permanecieron activas durante un fin de semana, desapareciendo a continuación sin dejar rastro alguno.

El líder de la banda extremaba la seguridad: usaba varias identidades y no residía más de una semana en el mismo domicilio

La UCO ha acreditado que la actividad delictiva de J.A.F. le generaba unos ingresos de hasta 300.000 euros al mes, cifra de la que «solía alardear» en sus círculos más cercanos. Los agentes no descartan que el detenido llevara actuando desde hace tres años, lo que impide conocer el montante total de la cantidad estafada y el número total de personas engañadas. La Guardia Civil ha activado una web (www.gdt.guardiacivil.es/webgdt/afectadoslupin.php) para canalizar todas las posibles denuncias.

‘Black friday’, el golpe que no podrán dar

Cuando ha sido desmantelada, la organización estaba preparando la infraestructura necesaria de cuentas corrientes, teléfonos y webs fraudulentas para dar su gran golpe: obtener un millón de euros en el próximo ‘Black friday’, campaña con la que el comercio incentiva el inicio de las compras navideñas con descuentos en sus productos.

La UCO ha destacado las medidas de seguridad que el líder de la banda seguía en su día a día para burlar la acción policial, utilizando diversas identidades y no residiendo más de una semana en el mismo domicilio. Otro miembro de la organización se encargaba de reservarle a nombre de terceros estancias en hoteles y apartahoteles de Madrid, Las Rozas y Majadahonda, así como brindarle seguridad y realizar contravigilancia en sus movimientos.

Los agentes seguían su rastro desde hace más de un año, identificándolo y localizándolo tras un seguimiento operativo de varias semanas. Una cámara de videovigilancia ubicada en la sucursal del BBVA en el número de 203 de la madrileña calle del Príncipe de Vergara lo grabó junto al cajero a las 14.31 horas del pasado 3 de mayo (imagen que ilustra esta información).

‘Lupin’, como el personaje de Leblanc

La operación policial toma el nombre en clave de ‘Lupin’, posiblemente inspirado en Arsène Lupin: nombre del personaje ficticio de las novelas de detectives del escritor francés Maurice Leblanc. Ladrón de guante blanco, Arsène Lupin lograba robar todo lo que se proponía.

La proliferación de los delitos cometidos a través de internet llevó a la UCO a crear una unidad que se centrara específicamente en la investigación y persecución de esta creciente actividad delictiva. Su puesta en marcha tuvo lugar en 1996 bajo la denominación inicial de Grupo de Delitos Informáticos, rebautizado años después como Departamento de Delitos de Alta Tecnología para combatir el fraude en el sector de las telecomunicaciones -primero- y posteriormente como Grupo de Delitos Telemáticos, su nombre actual.

La apuesta de la Guardia Civil por esta unidad especializada ha ido acompañada de la creación en cada provincia de los llamados Equipos de Investigación Tecnológica (EDITE), que se dedican no sólo a investigar la delincuencia que se vale de las redes y de los sistemas de información para su comisión sino también a fomentar el uso seguro de las nuevas tecnologías.

Crecen las estafas por internet

Las estafas a través de internet han aumentado de manera formidable en los últimos años. De acuerdo con las estadísticas del Ministerio del Interior, las denuncias han pasado de 21.075 en 2011 a 88.859 al cierre de 2018, lo que representa un incremento superior al 400 %.

El pago fraudulento mediante el uso de tarjetas de crédito y débito, el fraude on line, la distribución de pornografía infantil, accesos ilícitos y revelación de secretos o infracciones de la propiedad intelectual son algunos de los delitos de los que se encarga esta unidad de la UCO. Ésta participa en grupos de trabajo de Interpol de Europa y Latinoamérica, en el Foro internacional del G-8 para el cibercrimen y en el grupo de Europol.