La dirigente de la CUP Mireia Boya ha acusado hoy al Gobierno de permitir los atentados de Barcelona y Cambrils, en agosto de 2017, para frenar la celebración del referéndum independentista del 1-O que el ejecutivo de Carles Puigdemont preparaba entonces pese a las advertencias en contra del Tribunal Constitucional. En los atentados, perpetrados por una célula islamista de Ripoll, murieron 16 personas y otras 120 resultaron heridas de diversa consideración.

Tanto el presidente de la Generalitat, Quim Torra, como el ex presidente Puigdemont se han referido también a esta información para atacar el papel de los servicios de información del Estado. Además, los grupos de ERC y JxCat en el Congreso a la ofensiva independentista con la petición de comparecencia del presidente en funciones, Pedro Sánchez, para aclarar la información que apunta que el imán de Ripoll habría mantenido el contacto con el CNI hasta el día anterior a los atentados.

«Qué queréis negociar con un Estado que escoge un atentado para parar un referéndum» se pregunta Boya en un su perfil de Twitter tras la información publicada hoy por Público, en la que asegura que el CNI mantuvo contacto con el cerebro del atentado, Abdelbaki Es Satty, hasta el día antes de producirse el ataque.

 

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el expresidente Carles Puigdemont han exigido al Gobierno explicaciones sobre los atentados en Cataluña del 17 de agosto de 2017 después de que Público haya publicado que el cerebro del atentado supuestamente fue confidente del CNI hasta el día del ataque. En sendos apuntes en Twitter recogidos por Europa Press, Torra ha criticado «el silencio impuesto por los partidos del 155» en las investigaciones del atentado de La Rambla de Barcelona y Cambrils (Tarragona), y Puigdemont ha asegurado que dichos partidos se pusieron de acuerdo para bloquear la investigación.

«Es un escándalo gravísimo. Exigimos explicaciones al Gobierno español y que se asuman las más altas responsabilidades», ha reclamado Torra, que ha apuntado que las víctimas y la ciudadanía merecen respeto e información. Por su parte, Puigdemont ha asegurado que urgen explicaciones y ha acusado al PSOE: «¿Es el ‘no es no’ del PSOE a Catalunya lo que les hace cerrar filas y tapar el escándalo?», se ha preguntado.

También el líder de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, Quim Forn -que cuando sucedió el atentado era conseller de Interior-, ha exigido una investigación a fondo para «depurar responsabilidades políticas». Lo ha apuntado también en una publicación de Twitter, donde además ha pedido mirar responsabilidades en los medios de comunicación que difundían las tesis del Ministerio del Interior «sin contrastar».

Comparecencia de Sánchez

Paralelamente, Esquerra y JxCat han registrado una petición en el Congreso para que se abra una comisión de investigación para aclarar la relación de Es Satty con el CNI, además de pedir las comparecencias de Pedro Sánchez, y de los ministros de Defensa, Margarita Robles, y de Interior, Fernando Grande-Marlaska

En los pasillos del Congreso, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha recordado que hace un año, también con el PDeCAT, ya solicitaron la apertura de esa comisión de investigación pero el PP, el PSOE y Ciudadanos la bloquearon acusándoles de estar buscando un «circo».

Ahora, ante las informaciones publicadas que confirman que existió esa relación del imán con el CNI, tanto ERC como Junts vuelven a reclamar que la Cámara Baja aclare este extremo. La portavoz de Junts, Laura Borrás, ha justificado la petición de abrir esta comisión de investigación ante la «extrema gravedad» de los datos que se han conocido que, a su juicio, exigen «luz y taquígrafos» para conocer todos los detalles que rodearon a los terribles atentados de 2017.