Política

Una policía en prácticas repele un ataque con cuchillo en Carabanchel

Una policía en prácticas esquiva el ataque de un hombre armado con un cuchillo en Carabanchel (Madrid).

Una policía en prácticas esquiva el ataque de un hombre armado con un cuchillo en Carabanchel (Madrid). SPP

Una agente en prácticas de la Policía Nacional ha tenido que repeler este martes un ataque con cuchillo el barrio madrileño de Carabanchel. La policía, que no iba equipada con pistola táser, ha tenido que retroceder mientras amenazaba al agresor con su arma de fuego. Ha conseguido esquivar la cuchillada y posteriormente el individuo ha sido reducido tras la llegada de refuerzos.

El agresor es un joven de 23 años, español y con numerosos antecedentes policiales. Ha salido a la carrera desde la acera hacia una policía, a la que ha intentado agredir con un cuchillo, como ha tratado de hacer poco después con otro agente por la ventanilla del coche patrulla. Finalmente, ha sido reducido tras recibir un disparo en la cadera.

Defensas necesarias

Tanto el Sindicato Profesional de Policía (SPP) como el Sindicato Unificado de Policía (SUP) han denunciado esta situación con varias publicaciones en redes sociales en las que denuncian la situación de inmenso peligro a la que se ha visto expuesta la agente en prácticas: sin otra opción de defensa aparte del arma de fuego, posiblemente mortal a esa distancia.

«Afortunadamente no hemos tenido que lamentar males mayores debido a la pericia de los compañeros», ha escrito el SPP en un comunicado. «Este ataque se habría resuelto de una manera más eficiente si hubieran sido dotados de lo que tantas veces hemos pedido: medios intermedios de defensa, como pistolas táser y defensas extensibles», recuerda el sindicato, que aprovecha para continuar exigiendo la compra de chalecos antibalas para todos los agentes. Es la reivindicación más prioritaria y extendida entre los distintos sindicatos policiales.

«La dirección general de la policía mira para otro lado, lo promete pero no lo cumple», critican fuentes del SPP. Por su parte, el portavoz del SUP, Ramón Cosío, ha insistido en la necesidad de afrontar la compra de pistolas táser: «Es preferible asumir el coste de las compra de estas pistolas antes que los riesgos que puede suponer el uso del arma reglamentaria en situaciones de tensión».

Los chalecos antibalas no actúan solo ante disparos con balas de fuego, sino que son una defensa efectiva ante ataques con cuchillos, cada vez más frecuentes. En muchos casos, estos incidentes son tan peligrosos como enfrentarse a un agresor armado con una pistola, tal y como se puso de manifiesto en el intento de asalto a una comisaría en la que una agente de los Mossos d’Esquadra se vio obligada a matar al atacante, que se abalanzó sobre ella armado con un cuchillo.

La ‘regla Tueller’, o de los 21 pasos, establece que un policía necesita al menos un segundo y medio para disparar su pistola, el mismo tiempo en el que un agresor armado con un cuchillo puede recorrer más de seis metros.

En distancias cortas, por tanto, la presencia de un chaleco personal de defensa es una garantía extra de seguridad para el agente. En el caso del incidente acaecido este martes en Carabanchel, el espacio abierto permitió a la policía en prácticas retroceder y esquivar el ataque del agresor.

Comentar ()