A nadie se le oculta que los días que estamos viviendo en el calendario político español, a escasamente una semana para esa ‘emblemática’ fecha del 23 de septiembre, hito para la automática disolución de las Cámaras si finalmente no hay acuerdo, que ya parece evidente que no lo habrá, son frenéticos.
Los cuarteles generales de los grandes partidos echan humo; se afinan y perfilan estrategias de cara a los distintos escenarios posibles; en el caso del PP, que es el que hoy nos ocupa, se ha trabajado, tanto en la posible -aunque prácticamente descartada- hoja de ruta de un acuerdo final de la izquierda del PSOE y PODEMOS (con la aquiescencia del PNV y ERC) como en la ruptura de la baraja y la imposibilidad de evitar una nueva cita con las urnas el 10 de noviembre. El objetivo principal es visualizar que el principal y único responsable es Pedro Sánchez; y nuestra protagonista de hoy está convencida de que los españoles así lo visualizarán.
Ana Beltrán, número tres de la organización popular por expreso deseo de Pablo Casado, que la quería muy cerca, sabe que si se cumplen tres variables, nada desdeñables ni inverosímiles como son la de
una desmovilización masiva del electorado de izquierdas, harto de la sempiterna incapacidad de sus líderes para ponerse de acuerdo, la entrada en liza de Errejón, que fragmentará mucho el voto de la izquierda y una captación masiva de votos en las provincias pequeñas , de 3 y 4 o 5 escaños en favor del PP y en detrimento de Vox y algo menos de Ciudadanos, los ‘populares’ subirán ‘en flecha’. Y la hipotética reedición de un escenario a la madrileña o a la andaluza, con Pablo Casado como presidente, no es en absoluto desdeñable.
Les dejo con Ana Beltrán. Empresaria de larga trayectoria familiar en el mundo del vino, expresidenta del PP de Navarra, con acreditada experiencia en organización política y una cabeza muy bien amueblada. Ya lo verán

Pregunta.- ¿Cómo ha llegado a la política y cuáles son los valores que defiende?

Respuesta.- Llevo militando en política más de diez años y, precisamente fueron los valores los que me llevaron a dar este paso, los que están ligados a defensa de la libertad, de la vida, después de años muy difíciles en la Comunidad de Navarra. Al terminar mis estudios, inicié un camino empresarial, en el que también tuve la oportunidad de representar y defender los intereses del sector. De ahí a dar el paso a la política, fue un recorrido lógico, siempre con el ánimo de dar respuesta a las demandas de los navarros, desde la opción necesaria del Partido Popular.

P.- ¿Qué balance hace de su recorrido profesional hasta la fecha?

R.- Creo que satisfactorio, desde el ámbito de la empresa, con un desarrollo profesional y, sobre todo ahora, en estos más de diez años dedicada al servicio público, desde la política. Di aquel paso porque creía que los navarros merecían toda mi atención y dedicación, algo en lo que creo profundamente, y a lo que me seguiré dedicando desde mi responsabilidad como diputada y vicesecretaria de Organización del PP. Esa es nuestra verdadera vocación y nuestra constante dedicación.

P.- Queda poco para que expire el plazo y lleguemos a la fatídica fecha del 23 de septiembre en la que, si no hay acuerdo, las Cámaras quedarán automáticamente disueltas y comenzará la cuenta atrás para una nueva convocatoria electoral.¿Cómo hemos llegado a esta situación?

R.- Después de lo que estamos viendo de escenificación entre el PSOE y sus aliados naturales, con Unidas Podemos como el principal de sus socios a la hora de sacar adelante la moción de censura, lo cierto es que todo apunta a que Sánchez no sabe o no quiere formar Gobierno. Esto es muy grave por el bloqueo al que está conduciendo a España con todas las consecuencias que ello conlleva; es una grave irresponsabilidad.

P.- Lo que parece claro es que la nueva campaña electoral consumirá la mayor parte de su tiempo entre críticas cruzadas sobre quién ha tenido más grado de culpa en no haber cedido lo suficiente.

R.- El principal y único culpable se llama Pedro Sánchez, que ya hizo famoso su lema del “no es no”, lo que conllevó la ruptura del partido y su marcha. Ahora, cuando es el responsable de intentar formar Gobierno, no se debe sorprender de que, quien nos llevó a una moción de censura, no reciba ningún voto favorable ni abstención por parte del principal partido de la oposición, máxime cuando vemos que, a la hora de pactar y sacar adelante gobiernos, como el caso de Navarra, ha situado sus votos al lado de los herederos de ETA-Batasuna. Tenemos muy claro el papel en el que nos pusieron los españoles en las últimas elecciones. A eso nos estamos dedicando: a una oposición crítica y responsable. En ese camino estamos, pero también es verdad que, si llegan nuevas elecciones, estamos preparados.

P.- Defiéndame el proyecto de España Suma en tres o cuatro pilares básicos. En Navarra, comunidad en la que usted es presidenta de su partido, ha funcionado bien, aunque al final no les haya permitido gobernar. ¿Por qué Ciudadanos y Vox no quieren exportar este experimento al resto de España?

R.- España Suma es una apuesta similar a la de Navarra, una coalición preelectoral que tiene como principal objetivo impedir que Sánchez gobierne, con sus políticas nefastas para los españoles. Nuestro país está en una encrucijada, por los ataques de los independentistas a la unidad de España, o el intento de anexionismo en Navarra. Tengo claro que juntos somos más y, en momentos excepcionales, hay que tomar este tipo de medidas. A estas formaciones que me dice es a quienes debería preguntar por qué no quieren sumarse -como hicieron al principio en Navarra- pero luego al final sí se sumaron.

Nuestro país está en una encrucijada. Juntos somos más y, en momentos excepcionales, hay que tomar medidas como España Suma»

P.- En Navarra, una coalición de perdedores, básicamente PSOE, Geroa Bai y Podemos, con la imprescindible abstención (porque si no, no salían las cuentas) de Bildu, se ha hecho con el gobierno de la Comunidad Foral. ¿Está Sánchez irremisiblemente marcado a arrimarse siempre a los independentistas como socios necesarios?

R.- Pero no solo es eso, lo peor es tener en cuenta que esos votos o abstenciones tienen un precio político, como es la Alcaldía de Huarte, donde los socialistas se la entregaron a Bildu, o ver cómo el PSOE está votando junto a ellos en un asunto tan grave como es la llamada Ley de Víctimas de Abusos Policiales. Lo que estamos viendo es que el PSOE se posiciona con Bildu en una muestra clara de que se ha convertido en rehén de ese pacto -que ya no es oculto- de Bildu-Batasuna. Ver que el PSOE está dispuesto a equiparar a víctimas y a verdugos, votando junto a los herederos de Batasuna, es una muestra de la gravedad a la que se ha llegado en la Comunidad de Navarra.

P.- Todos los sondeos apuntan a que el PP podría registrar un notable aumento en escaños. ¿Les animan estas previsiones?

R.- Insisto en que el PP está trabajando a partir de los resultados de las últimas elecciones, desde el ámbito de la oposición, con propuestas y medidas serias, desde el Congreso y el Senado -pese a que el PSOE intente callar nuestras voces-. Si vamos a elecciones, estamos preparados para afrontarlas, para ir a las urnas y sacar los mejores resultados, porque ofrecemos el mejor programa y las soluciones a los problemas que atraviesa nuestro país.

P.- Pero hay quien dice que para que ustedes suban, se deberían dar varios factores: que se desmovilizara masivamente el voto de la izquierda, que además ese voto de izquierda se dividiera por la entrada en liza del señor Errejón y que en las provincias pequeñas se concentrara el voto masivamente en el PP. ¿Es todo esto posible a la vez?

R.- Sin tantas cábalas, lo que ven los españoles es un presidente en funciones incapaz de cumplir su encargo de formación de Gobierno, que puede cometer la irresponsabilidad de llevarnos a unas nuevas elecciones por una lucha de egos con su socio natural.Sin embargo, nuestro partido representa la moderación, llega a pactos y acuerdos transparentes que revierten en la mejora de las libertades, en menos impuestos, en cero cesiones al independentismo y en una verdadera apuesta por los valores constitucionales.

Que el PSOE esté dispuesto a equiparar a víctimas y a verdugos, votando junto a los herederos de Batasuna, muestra la gravedad que hay en Navarra»

P.- ¿Le preocupa, mientras todo esto ocurre, que los tambores de una recesión económica suenen cada vez más cerca y con unos Presupuestos ya casi eternamente prorrogados?

R.- Desgraciadamente, es algo a lo que nos tienen acostumbrados las políticas socialistas, que caen en el déficit, el gasto, la ausencia de ahorro y moderación, sin pensar en las consecuencias que esto conlleva. Siempre ocurre lo mismo: niegan la evidencia, unos datos que no se inventa el PP, sino que vienen avalados por organismos internaciones, como el FMI, la Comisión Europea y estudios de prestigiosas organizaciones internacionales, además de la propia EPA, el INEM, e incluso el CIS. Para colmo, niegan la concesión de un dinero que les corresponde a las comunidades autónomas, destinado fundamentalmente a Sanidad, Educación y Política Social, y plantean su entrega como un chantaje para la investidura, cuando incluso algunos socialistas están demandando la celebración del Consejo General de Política Fiscal y Financiera.

P.- ¿Cómo están las aguas en el interior de su partido tras ser entronizado Pablo Casado en el último Congreso del PP?

R.- Pues las aguas corren tranquilas, en torno al proyecto de un presidente no entronizado, como dice, sino elegido por los militantes y dirigentes de este partido, que están desarrollando su proyecto, que es el que busca y persigue lo que sienten los ciudadanos, lo que se dice en las calles, el de la España de los balcones, el que no entiende tantas cesiones a los independentistas, que se ponga en cuestión la unidad de España y la defensa de la Constitución.

P.- ¿Nadie se acuerda ya de Mariano Rajoy o de Soraya Sáenz de Santamaría?

R.- Claro que nos acordamos, son referentes de la historia de nuestro partido y de la buena gestión en varios gobiernos del país. Y hay muchos más nombres: todos han formado importantes equipos aportando experiencia y buen hacer. El presente y el futuro de este partido gira en torno al proyecto de Pablo Casado, con un equipo coordinado y, sobre todo, con soluciones y propuestas para afrontar el momento que atraviesa nuestro país.

P.- ¿Se cerraron bien las cicatrices de aquel Congreso?

R.- Todo proceso interno, cuando se celebran unas primarias, saca a relucir distintas sensibilidades, pero una vez proclamado el presidente, todos estamos a una. Se pudo comprobar en la convención que celebramos en enero, donde la unidad fue total.

P.- A pesar de los pésimos resultados del 28-A (66 escaños), la cifra más baja en la historia del PP, les ha dado a ustedes la vida el conseguir el gobierno del Ayuntamiento de Madrid y la Presidencia de la CAM (por no olvidar también la Presidencia de la Junta de Andalucía).

R.- Y muchos otros gobiernos autonómicos y municipales. Ahí es donde radica la fortaleza y la experiencia de un partido como el nuestro, a la hora de sacar adelante pactos y acuerdos con luz y taquígrafos, que todos los ciudadanos han conocido. Nos hemos puesto de acuerdo para lograr Gobiernos de libertades, constitucionalistas, que apuestan por baja fiscalidad y por dar respuesta a los derechos de los ciudadanos.

P.- Eso sí, han tenido que conseguirlo… gracias a Vox

R.- Y también hemos tenido pactos y acuerdos con otros partidos: con Ciudadanos, Partido Aragonesista, Foro Asturias, Unión del Pueblo Navarro y un largo etcétera. Al contrario que otros, nosotros siempre hemos dicho con quiénes podríamos o no pactar, nunca con Bildu, ERC, JXCAT, etc.

P.- Defíname populismos, señora Beltrán.

R.- El Diccionario de la Real Academia de la Lengua los define como “tendencia política que pretende atraerse a las clases populares“. Esto es movimientos o formaciones políticas que generalmente se sirven de la demagogia para decir a determinados sectores aquello que quieren escuchar, sin soluciones realistas. Su forma de actuar es que buscan desestabilizar el sistema y lo debilitan todo lo que puedan hasta que obtienen finalmente el poder.

P.- ¿Cómo se combaten?

R.- Ahondando en los verdaderos valores constitucionalistas, partiendo de la libertad y llevando siempre la verdad por delante.

P.- Usted ya era presidenta de su partido en Navarra -sucedió a Pablo Zalba-, pero es una apuesta personal del señor Casado a nivel nacional, como Secretaria de Organización. ¿Es un reto grande para usted?

R.- Un reto, una responsabilidad, una oportunidad que conlleva mucho trabajo, dedicación constante en la vida interior del partido, como es la organización, pero que cuenta con el respaldo y la colaboración de muchísimas personas que tienen muy claro el referente de esta formación política: la libertad, la Constitución y las personas. El objetivo siempre será gobernar España, con Pablo Casado de presidente.

Para quienes ya tenemos una edad, hay una figura indiscutible, como es Adolfo Suárez, el gran motor del cambio político en nuestro país»

P.- ¿Hay algún líder que ha marcado su vida o es referencia constante?

R.- Para quienes ya tenemos una edad y una experiencia, creo que hay una figura indiscutible, como es Adolfo Suárez, el gran motor del cambio político en nuestro país, uno de los máximos referentes de la Transición Española, modelo a imitar en tantas partes del mundo.

P.- Al señor Casado, de momento, sus apuestas personales le salen bien; ahí están los éxitos de Almeida o Díaz-Ayuso y la brillantez de personas como el señor Montesinos…

R.- Todos ellos excelentes compañeros que están desarrollando un gran trabajo con responsabilidades en las que están demostrando saber estar a la altura de la labor encomendada.

P.- ¿Qué va a pasar en España en los próximos meses?

R.- Pues todo apunta a unas nuevas elecciones. Desde el PP, daremos lo mejor de nosotros mismos para ofrecer las respuestas que los españoles no encuentran en otros partidos. Tenemos experiencia y hemos demostrado buen hacer. España necesita ya que se apliquen las políticas del PP. Vivimos con Sánchez una época que me recuerda los inicios de la crisis, con ZP, y no podemos permitirnos una nueva recesión.

P.- Si estuviera con un coach, ¿cuáles son las áreas de mejora que trabajaría?

R.- Me gustaría aprovechar mejor el tiempo, en el sentido de que soy una persona a quien le gusta conversar, tratar con los demás cara a cara y claro… eso conlleva que no hay días de 25 horas. Me queda el consuelo del teléfono y otros medios, pero si puedo elegir, me gusta tratar los temas personalmente.

P.- ¿Qué sueños y qué retos le quedan por delante?

R.- Los sueños que más me importan y preocupan tienen que ver con mi familia. Seguir unidos, verles crecer y formarse y sobre todo que sean felices. Y los retos que me quedan por delante son, sin lugar a dudas, fortalecer a nuestro partido, que cada afiliado se vea atendido y sienta que forma parte de un gran proyecto que tiene como principal objetivo que Pablo Casado sea el presidente de todos los españoles.