La decisión de Radiotelevisión Española de ofrecer a los partidos tres debates “cara a cara” en la próxima campaña electoral, pero no incluir uno entre Albert Rivera y Pedro Sánchez, ha indignado a Ciudadanos. Desde la formación naranja han criticado el criterio de la televisión pública y han afirmado que la administradora única provisional de la corporación, Rosa María Mateo, ha vuelto a actuar de forma parcial, en defensa de los intereses del Ejecutivo.

RTVE, en concreto, ha expresado su disposición a organizar un debate con los candidatos a la presidencia del Gobierno de los cinco partidos con mayor representación parlamentaria: Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal. En paralelo, ha trasladado a los partidos su iniciativa de realizar tres ‘cara a cara’ entre el 28 de octubre y el 1 de noviembre. En uno de ellos, participarían Pedro Sánchez y Pablo Iglesias; en otro, Sánchez y Casado; y, en un tercero, Pablo Casado y Albert Rivera.

Fuentes del partido han reconocido su malestar con la decisión, dado que Rivera será el único de los candidatos de los cuatro principales partidos que no tendrá la ocasión de confrontar sus propuestas con las del presidente del Gobierno en funciones, lo que –consideran- sólo se explica en la estrategia electoral de Sánchez, que sería la de perjudicar a la formación naranja.

La portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Inés Arrimadas, ha expresado en sus redes sociales su malestar por la postura de la televisión pública. A su juicio, es normal que Pedro Sánchez quiera evitar el “bochorno” de debatir con Rivera, pero no así “que TVE le haga el trabajo sucio impidiendo un cara a cara con el líder del tercer partido”.

El portavoz del partido en la Comisión Mixta de RTVE en el Congreso de los Diputados durante la pasada legislatura, Guillermo Díaz, ha lamentado el “daño irreparable” que el PSOE ha hecho a RTVE; y se ha referido a Mateo como una “comisaria política socialista”.

Fuentes de RTVE han explicado que existían «infinidad de combinaciones de debate», pero que no hay el tiempo suficiente para celebrar todos, dada la escasa duración de la próxima campaña electoral, que será de una semana.

Por esta razón, su decisión ha sido la de organizar un debate entre el presidente y el líder de la oposición; otro entre los dos partidos -PSOE y Podemos- que han negociado durante los últimos meses para formar Gobierno de forma infructuosa; y un tercero entre los dos líderes del segundo y el tercer partido.

Pugna por los debates

Hay que tener en cuenta que la celebración de estos coloquios está supeditada a la negociación que realicen los partidos durante las próximas semanas, dado que también la Academia de Televisión y Atresmedia se han ofrecido a organizar debates electorales.

Durante la campaña de las anteriores elecciones generales, Radiotelevisión Española organizó un ‘debate a 6’, el 16 de abril; y otro a 4, entre Sánchez, Casado, Rivera e Iglesias, el 22 de ese mes.

En aquella ocasión, también hubo polémica, puesto que estaba previsto que se celebrara un debate a 4 bandas en RTVE y otro en Atresmedia. Sin embargo, después de que Moncloa maniobrara para evitar exponer a Sánchez a dos debates, Rosa María Mateo decidió mover de día el que estaba previsto en TVE, de modo que coincidiera con el que iba a emitirse en Antena 3 y La Sexta.

La decisión fue criticada por los partidos de la oposición y por la Dirección de informativos de TVE, que se desmarcó de la misma y reveló que había sido tomada de forma unilateral por la administradora única provisional. Es decir, por Rosa María Mateo.

Anticipación a los acontecimientos

No hay que olvidar que Radiotelevisión Española comenzó a trabajar hace unas semanas en la preparación de unas elecciones generales, antes de saber si se iban a celebrar. De hecho, licitó dos contratos para la preparación del decorado y la luminotecnia del programa especial que se celebraría con motivo de los comicios.

En las cláusulas de uno de los contratos se especifica que el plazo de entrega del decorado sería entre el 1 y el 6 de octubre; y que los días 2, 3 y 4 de noviembre se realizarían ensayos para un posible debate electoral.