Los disturbios provocados por radicales en toda Cataluña en la segunda jornada de protestas contra la sentencia del procés están dejando imágenes dantescas en toda la comunidad autónoma. Barricadas, incendios, agresiones y enfrentamientos con los Mossos d’Esquadra. En Lérida, un grupo de violentos ha prendido fuego al escaparate de una tienda de Zara.

El establecimiento, ubicado en la Calle Mayor de la capital provincial, ha sufrido desperfectos en su fachada después de que se encendiera una hoguera justo en la puerta de la tienda.

No es un incidente aislado. En Tarragona, los radicales han tratado de quemar la entrada a un edificio de Hacienda y en Barcelona las barricadas en llamas son una constante en las calles del centro de la ciudad.

El Gobierno de España ha reaccionado emitiendo un comunicado en el que denuncia una violencia «generalizada y coordinada» en toda Cataluña y denuncia que las protestas de esta semana no se identifican con «un movimiento pacífico».