Política

Marchena: "La sentencia fue un objeto de deseo para muchos pero no hubo ninguna filtración"

El ponente de la sentencia del 'procés' dice que ésta fue "compleja" y exigió "esfuerzo deliverativo"

logo
Marchena: "La sentencia fue un objeto de deseo para muchos pero no hubo ninguna filtración"
Manuel Marchena.

Manuel Marchena. EFE

Resumen:

Manuel Marchena, ponente de la sentencia del procés hecha pública este lunes y presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, rechazó este miércoles ninguna filtración por parte de los siete magistrados que firmaron el fallo ni de ninguna de las personas que trabajaron con la sentencia en el Supremo a los medios de comunicación.

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, que expuso ante la Comisión de Calificación del Consejo General del Poder Judicial su candidatura para ser reelegido en el cargo, lamentó «de corazón» ante el presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, que el fin de semana previo a la publicación de la sentencia se conociera el sentido de ésta, aunque aseguró que tales informaciones no fueron el resultado de ninguna filtración, sino «tratamientos de información dada por terceras personas».

«Las deliberaciones (de los magistrados) empezaron a los cuatro días de haber acabado el juicio. La deliberación formal empezó el lunes siguiente al visto para sentencia pero la informal era una constante en nuestras reuniones. Y nunca se filtró nada», afirmó Marchena, quien también aseguró que perseguirá que no vuelva a ocurrir algo así.

‘Hackeo’ de su correo

«Un macroproceso es ‘macro’ desde el inicio hasta el final. De cada una de las decisiones se hicieron 12 notificaciones, traducciones…Estas notificaciones no eran convencionales, sino que se hacía en tres centros penitenciarios distintos y a los respectivos procuradores. El hecho de que se haya intentado conocer, todos estábamos seguros que así sería. Mi correo fue hackeado con la intención de conocer la sentencia. Sabíamos que era, recurriendo a un símil cinematográfico, el oscuro objeto del deseo para muchos, pero no ha habido ninguna filtración», dijo Marchena, quien también reconoció el trabajo «ejemplar» que desarrolla el gabinete de comunicación del Tribunal Supremo y les mostró su gratitud.

Para el magistrado, la palabra «filtración es equívoca». Entiende que en un primer lugar hubo «pronósticos, incluso abiertos», sobre el fallo. Más tarde, «informaciones más correctas sobre comunicaciones que se hacen en conversaciones informales o a través de terceras personas a las que se ha dado confianza». Finalmente, considera que se elaboró una información atendiendo a dichas comunicaciones que se acercó a la realidad. En todo caso, el magistrado dejó claro que no reprocha el labor de los profesionales de la información, a los que reconoce su derecho constitucional a la información.

«Esfuerzo deliberativo»

Marchena destacó este miércoles el fallo del Supremo como una de sus sentencias más importantes para optar a la releección por lo «especial por su contenido, extensión y los problemas que se han tenido que abordar». De hecho, reconoció que supuso «complejidad» para los siete magistrados de la Sala que decidieron por unanimidad condenar a los líderes independentistas por sedición, malversación y desobediencia y exigió «esfuerzo deliberativo» por parte de éstos.

El presidente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo aseguró que el desenlace es el fruto del trabajo «de todos y cada uno de los magistrados» que formaron parte de la Sala y que estuvieron «dedicados exclusivamente a este juicio», incidiendo en la unanimidad del fallo.

Marchena hizo estas reflexiones sobre la sentencia que castiga a los autores del desafío independentista con penas de entre 9 y 13 años de prisión durante la exposición de su candidatura para ser reelegido presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo ante la Comisión de Calificación del Consejo General del Poder Judicial.

El magistrado es el único candidato al cargo, aunque tuvo que explicar ante los vocales del Consejo General del Poder Judicial tanto los logros conseguidos desde 2014, cuando fue nombrado, hasta la fecha, así como su proyecto para el próximo mandato.

Como recomienda la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, Marchena se centró durante su exposición en tres bloques: exponer los méritos que indican su idoneidad como candidato, avanzar cuál será su proyecto y repasar las sentencias que ha dictado de mayor relieve.

En este sentido, y aunque presentó el contenido de su discurso para acceder a la reelección del cargo antes de saber si la comparecencia se celebraría antes o después de dictar la sentencia, el magistrado quiso destacar el fallo de este lunes contra los líderes del procés como destacada e histórica entre las 600 que ha dictado en su carrera como magistrado.