Los miembros de los Comités en Defensa de la República (CDR) en prisión preventiva investigados por presunto delito de terrorismo planearon informar al presidente catalán, Quim Torra, de sus intenciones de asaltar el Parlamento de Cataluña durante una semana entre el segundo aniversario del 1 de octubre y la publicación de la sentencia del procés, fecha a la que denominaron ‘día D’.

Un informe de la Guardia Civil que obra en el sumario, al que ha tenido acceso El Independiente, recoge una conversación telefónica de uno de los detenidos, Ferran Jolis Guardiola, en la que éste habla de que «se tiene que juntar con Torra, que el CNI catalán a través de uno del equipo le solicita que monte las comunicaciones para el ‘día D’ dentro del Palacio, en Ciutadella, comunicaciones para resistir una semana, que se lo monta todo, que localizan pisos francos, montan antenas de larga distancia, que monta un dispositivo de 6000 euros».

El Equipo de Respuesta Táctica (ERT), la facción más radical de los CDR al que el juez García-Castellón considera grupo terrorista, hablaban de un grupo secreto dentro de los independentistas a los que denominaban ‘CNI catalán’.

Precisamente éste habría sido el grupo que habría planeado las distintas acciones de sabotaje el denominado ‘día D’, entre el segundo aniversario del 1-O y la publicación de la sentencia del procés. Estos sabotajes planeados incluían, además del asedio durante una semana de la Cámara de representantes catalana, atentar en edificios públicos con material precursor de explosivos que almacenaron presuntamente. Las conversaciones en las que hablaron sobre la tenencia de dichos explosivos y con los que la Fiscalía tiene la «certeza» de que habrían atentado, provocaron la operación Judas de la Guardia Civil en la que acabaron detenidos nueve miembros de los CDR.

La Guardia Civil llevaba más de un año detrás de los investigados, en prisión preventiva, y el temor a que sus acciones violentas se desataran provocaron su detención, según se desprende del sumario.