Los investigadores que siguen el rastro de los supuestos planes violentos de los miembros de los Comités en Defensa de la República catalanes (CDR) en prisión preventiva por presunto delito de terrorismo contaron con información de su entorno más cercano contra ellos.

La ex mujer de uno de los miembros del Equipo de Respuesta Táctica (ERT) al que el juez considera «grupo terrorista» acudió a declarar como testigo ante la Guardia Civil y contó a los agentes que el investigado, del que se divorció y con el que aseguró tener una «mala relación» que se circunscribe a los aspectos relacionados con «la custodia de sus hijos» participó en «operaciones de hackeo informático a servidores de la Guardia Civil inmediatamente anteriores a la celebración del referéndum ilegal del 1-O». También contó que durante la celebración del referéndum ilegal en Cataluña su ex marido propinó un puñetazo a un agente.

Con su comparecencia como testigo, los agentes esperaban confirmar la pertenencia del investigado (uno de los fundadores del ERT contra el que los investigadores acumulan más indicios) a los CDR. Pero, además de constatar ésta que pertenecía al CDR de Santa Perpetua de Moguda (Barcelona), se encontraron con su testimonio delator.

Altos conocimientos informáticos

La Guardia Civil ya había reunido indicios contra el CDR que hacían sospechar de su alta formación informática, lo que le habría convertido en un personaje clave del grupo al que habrían confiado controlar las comunicaciones que deberían tener los CDR dentro del Parlament cuando lo hubieran asaltado y ocupado durante una semana, como tenían previsto.

También fue la persona que, según reconoció él mismo ante el juez Manuel García-Castellón después de ser detenido, habría facilitado a otros CDR teléfonos con un tipo de tarjeta SIM que no dejaba rastro del propietario de la línea, lo que ellos denominaban ‘cacahuete’ en clave, según se desprende de sus conversaciones telefónicas intervenidas.

Su ex mujer confirmó a la Guardia Civil que el investigado por presunta integración en organización terrorista y por tenencia de explosivos tiene «conocimientos de informática, telefonía y seguridad en redes, teniendo bastantes conocimientos y habilidades en la configuración y securización de redes de telefonía, wifi, dispositivos y aplicaciones móviles», según se recoge en los informes policiales del sumario del caso.

También afirmó que, según le trasladaron otros familiares, éste guardaba en su casa de Santa Perpetua de Moguda «una caja repleta de móviles» y que él mismo lo atribuyó a que los reparaba por encargo por sus altos conocimientos.