La policía francesa ha avisado a los independentistas que mantienen cortada la autopista entre España y Francia en La Jonquera que despejen la vía o que emplearán la fuerza para reabrir la circulación. Los concentrados, convocados por Tsunami Democràtic en protesta por la sentencia del ‘procés’, han avanzado unos metros dentro de territorio francés, donde se encuentran agentes de las fuerzas de seguridad de Francia preparados con casco y equipo antidisturbios.

Los manifestantes se encuentran ahora sentados sobre el asfalto frente a la línea policial francesa, mientras se escuchan las advertencias para desalojar la autopista. Bloquean el paso fronterizo con sus vehículos, algunos de los cuales han sido retirados por grúas francesas y otros por los mismos manifestantes, a petición de la policía francesa. Para bloquear el paso fronterizo, los manifestantes han levantado un escenario y barricadas con material de obra.

Además, los gendarmes han avisado a los manifestantes que se niegan a retirar sus vehículos que la multa por esa actitud es de 690 euros.

Centenares de coches bloquean la AP-7 en los dos lados del paso fronterizo de La Jonquera (Girona), donde Tsunami Democràtic ha hecho un llamamiento a bloquear la conocida como la antigua frontera con Francia a través de automóviles o a pie. La organización independentista inicia así los tres días de movilizaciones anunciados el pasado viernes, presentados como su «acción más ambiciosa» en protesta a la sentencia del 1-O. No obstante, tras cinco horas de bloqueo, un centenar de manifestantes del Tsunami Democràtic ha pactado con antidisturbios franceses retirar sus vehículos de la autopista AP-7 en Le Perthus (Francia) tras quedar alejados del escenario que el movimiento independentista ha montado en el corte principal, en el lado francés de la frontera.

Los manifestantes han montado un escenario con focos y altavoces, se encuentra unos metros más arriba del cartel que indica el kilómetro 0, por lo que la acción se encuentra en terreno francés, donde la policía competente es la Gendarmerie.

Ante esta situación, los gendarmes han iniciado una retirada de vehículos de la autopista que conecta con España, pero un centenar de manifestantes del Tsunami Democràtic se han concentrado ante sus vehículos en la zona francesa de Le Perthus (Francia) y lo han impedido. Finalmente, han negociado y han llegado a un acuerdo.

Los gendarmes han hecho un cordón ante los manifestantes, que gritan consignas como ‘Libertad presos políticos’, ‘Ni Francia, ni España, Países Catalanes’ y ‘Spain Sit and Talk’.

Los cortes han comenzado a las 9.00 de la mañana, después de que decenas de personas hayan cortado la vía. Ha sido minutos más tarde cuando Tsunami ha llamado a acudir al bloqueo en el paso fronterizo a través de sus canales de Telegram y Twitter. Como consecuencia, la policía española y la francesa han desviado el tráfico por carreteras secundarias.

«Esta movilización quiere ser un llamamiento a la comunidad internacional que haga entender al Estado español que el único camino es sentarse a hablar», dice en un comunicado, en el que acaba pidiendo que todo el mundo acuda a este punto de concentración.

Miles de personas atendieron el pasado sábado, día de reflexión, la llamada de Tsunami Democràtic que convocó actividades y conciertos bajo el título ‘Hagámosles reflexionar’ antes de la jornada electoral.

El pasado viernes comparó la acción con «un 11S de tres días», y aseguró que mientras no haya una solución política, la gente continuará movilizada.

«Pide fiesta en el trabajo al menos uno de los días. Tienes que estar dispuesto a desplazarte por el territorio, y si puedes, a pasar la noche fuera», afirmaba la plataforma en un comunicado, en que decía que sería necesaria ropa de abrigo, baterías para el móvil, comida, saco de dormir, tienda de campaña y una actitud tenazmente no violenta.

Con todo, Tsunami llamaba a la movilización mientras no haya una solución al «ejercicio del derecho a la autodeterminación, la libertad de los presos, exiliados y represaliados, y el libre ejercicio de derechos fundamentales», sea cual sea el resultado de las elecciones.