La Fiscalía ha presentado una querella contra el conseller de Interior, Miquel Buch, y contra el agente Lluís Escolà, por un presunto delito de malversación, derivado de la actuación de Escolà como escolta de Carles Puigdemont desde su huida a Bruselas.

La querella, presentada a instancias de una denuncia de Cs, se refiere a la contratación de Escolà como «asesor» para que realizara en realidad «funciones de protección o escolta del procesado declarado rebelde» por el Tribunal Supremo, Carles Puigdemont.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Desde mediados de julio de 2018, Escolà habría actuado como escolta de Puigdemont en su periplo por diversos países europeos. Previamente, fue nombrado «personal eventual» del Departamento de Interior como asesor en sistemas de seguridad al conseller. De este modo, el agente quedaba «liberado» de sus tareas para poder ejercer como escolta de Puigdemont.

El escrito de la Fiscalía considera acreditado que el nombramiento como asesor «constituye un acto de arbitrariedad» que «respondía únicamente al propósito de procurar, desde el Govern de la Generalitat, y con cargo a los fondos públicos, de un servicio de escolta permanente» a Puigdemont.

La Fiscalía recuerda además que Escolà era el jefe operativo de la unidad de escoltas de Carles Puigdemont hasta el 29 de octubre, cuando éste se fugó tras proclamar la independencia. Y añade que el mosso ayudó al ex presidente catalán a huir ese fin de semana «para eludir la acción de la justicia».

Tras conocerse la presentación dela querella, la portavoz de Cs, Lorena Roldán, se ha felicitado por la iniciativa de la Fiscalía. «Le quiero recordar a Buch que los mossos están para proteger a los ciudadanos y no para proteger a fugados de la justicia que se dedican a dar golpes contra la democracia» ha advertido la portavoz naranja.