El presidente de la Junta de Extremadura y secretario regional del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, ha reconocido que espera una sentencia de los ERE «dura». Ante esta situación, teme un «mal día» al ser amigo de algunas de las personas implicadas. Fernández Vara ha explicado que quiere y necesita «creer» que «no estuvieron en la organización de ese producto tóxico y corrupto que significaron los ERE en su conformación».

«Espero una sentencia dura y en lo personal será un mal día porque soy muy amigo de algunas de las personas implicadas, entonces a los amigos no se les compra ni se les vende, sencillamente se les quiere y hoy será un día duro», ha señalado al ser preguntado durante su intervención en el desayuno informativo Foro HOY-Banco Santander, celebrado en Badajoz.

De este modo, Vara ha recalcado que es «muy amigo» de Manuel Chaves, de Pepe Griñán o de Gaspar Zarrías y «de algunos más». «Obviamente estoy convencido de que no me va a gustar probablemente lo que vaya a oír y en lo humano y en lo personal intentaré estar a su lado, pero evidentemente es algo que, como procedimiento, es absolutamente intolerable», ha manifestado.

Así, ha dicho que quiere «creer» y necesita «creer», porque les conoce, que «no estuvieron en la organización de ese producto tóxico y corrupto que significaron los ERE en su conformación». A la vez ha insistido en que se trata de un «día duro, difícil» y que, en lo personal, intentará «estar al lado» de quienes considera sus amigos.