La sentencia de la Audiencia de Sevilla sobre la denominada pieza política del caso ERE establece penas que suman 61 años de prisión y 252 de inhabilitación para los 19 altos cargos socialistas que prevaricaron y malversaron fondos públicos durante casi dos décadas. El tribunal ha absuelto sólo a dos de los antiguos altos cargos de la Junta de Andalucía que habían sido enjuiciados, Manuel Gómez (ex interventor general de la Junta) y Francisco del Río (ex jefe del gabinete jurídico).

El castigo es inferior al que pedía la Fiscalía Anticorrupción, que en el informe de conclusiones finales presentado al término del juicio reclamaba al tribunal que condenara a penas de prisión a 15 procesados como autores de un delito continuado de malversación de caudales públicos -110 años en total- y a los 21 por prevaricación (510 años de inhabilitación).

Finalemente, este es el cuadro final con las condenas a los procesados en la pieza política de la trama de los ERE.

Con seguridad, el fallo que la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla ha notificado este martes a las partes será recurrido ante el Tribunal Supremo, que tramitó una pieza de los ERE en 2015 cuando cuatro de los procesados -entre ellos Manuel Chaves, José Antonio Griñán, Gaspar Zarrías y José Antonio Viera- gozaban de aforamiento al ser diputados en Cortes. La competencia del Alto Tribunal decayó cuando aquéllos renunciaron a sus actas.