El PSOE se plantea denunciar ante la Fiscalía un presunto delito de calumnias en la proposición aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid en condena del comunismo y el nacionalsocialismo con los votos de PP, Cs y Vox, porque en su exposición de motivos acusa a Santiago Carrillo de genocidio o Margarita Nelken de incitar asesinatos «en masa».

El texto de Vox, aprobado el pasado 30 de octubre, no se refiere únicamente al histórico dirigente del Partido Comunista de España, también señala que el dirigente del PSOE Francisco Largo Caballero permitió que el Frente Popular, llegase al poder «mediante la violencia y el terrorismo».

También acusa a Indalecio Prieto de dirigir un «golpe» en 1934 y a Pablo Iglesias Posse de incitar al asesinato de Antonio Maura.

De Carrillo el texto dice que fue «responsable del genocidio en Paracuellos del Jarama» y además defiende que el Gobierno franquista y los funcionarios españoles «no participaron de ninguna manera en el Holocausto desencadenado por el II Reich».

El concejal socialista Ramón Silva ha denunciado en la comisión de Seguridad y Emergencias que este texto está «lleno de odio» y «criminaliza a figuras históricas», además de incluir falsamente al marxismo en la condena hecha por el Parlamento Europeo, que reprobaba el nacionalsocialismo y el comunismo pero no esta corriente de pensamiento.

Silva ha acusado a Vox de legitimar los juicios «sumarísimos del franquismo» y ha pedido que el presidente del Pleno, el concejal del PP Borja Fanjul, reconozca su error al no enmendar la «infamia» de la exposición de motivos y hacerlo únicamente con la parte propositiva.

La aprobación de una proposición con esa exposición de motivos es para el PSOE una «ignominia» y una «mancha» en la trayectoria del Ayuntamiento, al contener «párrafos llenos de odio» y ha acusado a PP y a Ciudadanos de «blanquear» al franquismo, vistiendo «de demócrata» a Vox cuando «no lo es».

Los socialistas barajan por ello trasladar esta proposición plenaria a la Fiscalía al entender que atenta contra la «honorabilidad» por existir presuntas «injurias y calumnias».