Política

El ponente del fallo de Franco integró el tribunal que le dio la plaza a Calvo en la Universidad

La comisión designada por la Universidad de Córdoba estaba formada por el hoy magistrado del Supremo Pablo Lucas y el catedrático Pérez Royo, entre otros / La actual vicepresidenta ganó la plaza de profesora de Derecho Constitucional en 1991

logo
El ponente del fallo de Franco integró el tribunal que le dio la plaza a Calvo en la Universidad
Carmen Calvo, actual vicepresidenta del Gobierno, en un acto universitario.

Carmen Calvo, actual vicepresidenta del Gobierno, en un acto universitario. EP

Resumen:

Pablo Lucas Murillo de la Cueva, el magistrado que ejerció como ponente en la sentencia por la que el Tribunal Supremo autorizó la exhumación de los restos de Franco y su traslado desde la basílica del Valle de los Caídos hasta el cementerio madrileño de Mingorrubio-El Pardo, formó parte de la comisión que resolvió el concurso por el que Carmen Calvo fue designada profesora titular de la Universidad de Córdoba.

El 7 de noviembre de 1990, la Universidad de Córdoba acordó convocar un concurso público para cubrir una plaza de docente en el área de Derecho Constitucional, adscrita al departamento de Instituciones Jurídicas Públicas y Privadas. La resolución del entonces rector, Amador Jover Moyano, se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 15 de noviembre de 1990.

7-11-1990: Resolución por la que la Universidad de Córdoba licita la plaza.

Calvo se había licenciado en Derecho Público por la Universidad de Sevilla y en aquellas fechas ya era doctora. Según la información que obra en poder de la base de datos Teseo (dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte), la hoy número dos del Gobierno de Pedro Sánchez leyó en 1987 la tesis doctoral -titulada El Derecho de enmienda en la producción de la ley– y ejercía como vicedecana de la Facultad de Derecho de la Universidad de Córdoba. Ese cargo, desempeñado entre 1990 y 1994, se detalla en el perfil oficial que aparece en la web de la Vicepresidencia del Gobierno.

Casi seis meses y medio después, concretamente el 17 de mayo de 1991, el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) publicó la composición de la comisión que tendría que reunirse en el plazo máximo de cuatro meses para resolver el concurso y proponer a la persona candidata para ocupar la plaza de profesor titular de Derecho Constitucional.

6-3-1991: Resolución con la composición de la comisión.

Según se detalla en la resolución del Rectorado, dicha comisión estuvo presidida por Javier Pérez Royo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla. Pérez Royo había formado parte como vocal del tribunal ante el que Carmen Calvo defendió la tesis doctoral junto con Francisco Escribano López (presidente), Miguel Ángel Aparicio Pérez (secretario) y Manuel Aragón Reyes y Horacio Roldán Barbero también como vocales.

Junto con Javier Pérez Royo, hoy catedrático emérito de la Universidad de Sevilla, en la comisión titular designada para elegir la plaza a la que concurrió Carmen Calvo también figuraba Pablo Lucas Murillo de la Cueva en el puesto de vocal-secretario. Licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, el hoy magistrado de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo era catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Córdoba desde el 11 de diciembre de 1989.

Cargo en los gobiernos de Felipe González

Cuando alcanzó la cátedra, Pablo Lucas ocupaba la subdirección general de Publicaciones y Documentación del Centro de Estudios Constitucionales, un organismo dependiente del entonces Ministerio de Relaciones Cortes y de la Secretaría de Gobierno. Su nombramiento había tenido lugar el 31 de enero de 1987 y se mantuvo en el puesto hasta el 28 de febrero de 1990, entre el final del segundo mandato de Felipe González y el arranque del tercero.

Como miembro de la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo, Pablo Lucas Murillo de la Cueva fue el magistrado que redactó la ponencia con la que el Tribunal Supremo resolvió el recurso interpuesto por los nietos de Franco contra los acuerdos del Consejo de Ministros por los que se decidió exhumar los restos del dictador y su traslado desde la sepultura habilitada en 1975 en la basílica del Valle de los Caídos hasta un panteón de titularidad estatal en el cementerio de Mingorrubio.

El fallo fue adoptado por unanimidad de la Sala -integrada por Jorge Rodríguez-Zapata (presidente), Segundo Menéndez, Celsa Pico, María del Pilar Teso y José Luis Requero- y tumbó una por una todas las alegaciones con las que la familia del dictador pretendía impedir la reinhumación. También rechazó de plano el principal argumento esgrimido por la abadía benedictina del Valle de los Caídos, al entender el tribunal que su sentencia era título habilitante para ejecutar la exhumación y que no era necesaria la autorización eclesiástica.

Exhumación de Franco

El Supremo daba así la razón al Ejecutivo de Pedro Sánchez, que semanas después de llegar a la Presidencia tras prosperar la moción de censura presentada contra Mariano Rajoy anunció su intención de sacar la momia de Franco de la sepultura que ocupaba desde el 23 de noviembre de 1975. El traslado se consumó el pasado 24 de octubre, tras allanar la justicia española el camino.

La vicepresidenta Calvo ha sido la representante del Gobierno que ha pilotado directamente este proyecto, como acreditan las cartas que envió al Vaticano pidiendo que tomara medidas para que el prior del Valle de los Caídos se allanara y facilitara el acceso a la basílica para desenterrar al dictador.

6-8-1991: Resolución por la que se adjudica la plaza a Carmen Calvo.

La comisión calificadora del concurso que la Universidad de Córdoba había convocado en noviembre de 1990 propuso a Carmen Calvo para la plaza de profesora titular del área de conocimiento de Derecho Constitucional, según detalla la resolución firmada por el rector Jover Moyano el 6 de agosto de 1991 y publicada en el BOJA el 13 de septiembre de ese año.

Aún quedaban varios años para que Calvo se incorporara a la primera línea de la actividad política, lo que tuvo lugar el 17 de abril de 1996 al designarla Manuel Chaves como consejera de Cultura en sustitución del malagueño José María Martín Delgado. La socialista cordobesa desempeñó esta responsabilidad hasta abril de 2008, cuando José Luis Rodríguez Zapatero la reclamó para incorporarla a su gobierno como ministra de Cultura.

Carmen Calvo ha sido parlamentaria autonómica (2000-2004) y diputada en el Congreso (2004-2011), ejerciendo como vicepresidenta primera de la Cámara Baja entre 2007 y 2008. Tras una segunda etapa como profesora de la Universidad de Córdoba, se encuentra desde el 7 de junio de 2018 al frente de la Vicepresidencia del Gobierno y del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, dándose por segura su continuidad en el gabinete si Pedro Sánchez logra ahora formar gobierno.

Comentar ()