Dos párrocos de una iglesia de Usurbil (Gipuzkoa) han reclamado el traslado a la prisión de Martutene y la concesión del tercer grado penitenciario a dos presos de ETA que son pareja, cumplen pena en Picassent (Valencia) y tienen una niña que cumplirá próximamente 3 años y no podrá seguir viviendo en la cárcel.

Los sacerdotes Ibon Alberdi y Juan Luis Murua han suscrito una carta para pedir el traslado de los presos Olatz Lasagabaster y Patxi Uranga, que ha sido difundida por una plataforma en apoyo a Xua, la niña que en enero cumplirá 3 años y se trasladará a vivir a Gipuzkoa junto a su abuela.

Los dos religiosos de la parroquia San Salvador de Usurbil muestran su «preocupación» por las «consecuencias negativas graves» que puede tener para la niña su salida de la prisión en la que hasta ahora ha vivido con su madre.

Por este motivo, aludiendo al «magisterio de la Iglesia Católica sobre los derechos y deberes de los padres para con sus hijos», los párrocos «sugieren» como «mejor solución para la niña» que los dos presos de ETA sean trasladados a la prisión de Martutene, en San Sebastián, y accedan al tercer grado penitenciario, «dado que ya han cumplido una parte muy importante de la condena».

Ambos etarras fueron detenidos el 23 de mayo de 2009 y fueron condenados en 2011 a 12 años de prisión por constituir el llamado comando Mikelats y almacenar explosivos.