Saltarán chispas en el nuevo Consejo de Ministros. La tensa convivencia entre PSOE y Podemos se explicitará en los perfiles escogidos por ambos partidos para fortificar sus posiciones dentro del Ejecutivo. Alrededor de la mesa, cada viernes, se sentarán comunistas convencidos, como el ministro de Consumo Alberto Garzón, y capitalistas ortodoxos como el nuevo ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá Belmonte, que tendrá bajo su responsabilidad caballos de batalla de Podemos como las pensiones o los ingresos mínimos, donde ha sostenido históricamente posiciones opuestas a las del partido de Pablo Iglesias.

Entre el dirigente de Izquierda Unida, comunista convencido y «orgulloso», como él ha llegado a declarar en bastantes ocasiones, y Escrivá, se abre un abismo ideológico que debilitará la cohesión interna del nuevo gobierno de Pedro Sánchez.

Para incomodidad de Podemos, el hasta ahora presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiREF), tomará el control de las pensiones y las prestaciones sociales, hasta ahora incluidas en la cartera de Trabajo, que quedará en manos de Yolanda Díaz, propuesta por Podemos, pero muy descargada de competencias.

Escrivá, convencido y ortodoxo capitalista, estaba al frente de la AIREF desde el año 2014, cuando fue propuesto por el gobierno de Mariano Rajoy, con Cristóbal Montoro al frente de la cartera de Hacienda. Antes, habría trabajado durante ocho años en el grupo BBVA, donde ejerció como economista-jefe primero y posteriormente como director gerente del Área de Finanzas Públicas. Desde allí emitió duros informes contra la gestión económica de la crisis del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Pese a ser nombrado por el PP, Escrivá Belmonte amenazó en varias ocasiones con la dimisión para preservar la autonomía del organismo, en el que trabajó mano a mano con el actual alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Desde su cargo ha defendido, por ejemplo, el retraso de la edad de jubilación y el avance en el período del cálculo de las pensiones hasta tener en cuenta toda la vida laboral.

Cuestiones sobre las que tendrá absoluta responsabilidad y que chocan de forma frontal con los posicionamientos de Podemos en la materia.

Finalmente, Pedro Sánchez también confiere una parcela de poder al PSC, aunque la circunscribe al ministerio de Sanidad que ocupará Salvador Illa, hombre fuerte de Miquel Iceta. Illa es secretario de Organización y Acción Política del PSC, es licenciado en Filosofía por la Universidad de Barcelona y fue Director General de Gestión de Infraestructuras del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña entre 2005 y 2009.

Exteriores

Por su parte, la nueva ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación en el Gobierno de Pedro Sánchez será Arancha González Laya, actual directora ejecutiva del Centro de Comercio Internacional, una agencia conjunta de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio, han confirmado fuentes del Palacio de la Moncloa, según ha podido confirmar Europa Press.

Nacida en Tolosa (Guipúzcoa) en 1969 y jurista de formación, González Laya fue portavoz en la Comisión Europea (2002-2005), con el francés Pascal Lamy cuando era comisario de Comercio y posteriormente jefa de gabinete de éste durante su mandato de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Por otro lado, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, continuarán al frente de sus respectivas carteras en el Gobierno de coalición, según ha podido confirmar Europa Press.

Tanto Grande-Marlaska como Maroto llegaron al Ejecutivo de Pedro Sánchez tras la moción de censura a Mariano Rajoy en junio de 2018. En ese momento, el titular de Interior era miembro del Consejo General del Poder Judicial y la responsable de Industria era diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid.

Por su parte, José Luis Ábalos seguirá en el Gobierno de Pedro Sánchez como ministro, si bien la cartera de Fomento cambia de nombre y pasa a denominarse Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, han informado a Efe fuentes socialistas. Margaritas Robles continuará también al frente de la cartera de Defensa mientras que Dolores Delgado no repetirá como ministra de Justicia.

Además, el Gobierno pretende reforzar el Ministerio de Asuntos Exteriores, Union Europea y Cooperación, en el que la diplomacia económica será prioritaria, y crea el nuevo Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones.

Nombres a goteo

Los nombres de los ministros comenzaron a confirmarse de manera oficial este jueves. Sánchez contará con cuatro vicepresidencias: Carmen Calvo (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria); Pablo Iglesias (Derechos Sociales y Agenda 2030); Nadia Calviño (Economía y Transformación Digital) y Teresa Ribera (Transición Ecológica y Reto Demográfico).

Además, la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, y el ministro de Ciencia, Pedro Duque, mantendrán sus cargos en el próximo Ejecutivo, mientras que la actual ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, y el titular de Cultura, José Guirao, no continuarán en el Gobierno.

Asimismo, Moncloa hizo oficial el resto de nombramientos de los ministros de Unidas Podemos: Irene Montero, en Igualdad; Yolanda Díaz, Trabajo; Manuel Castells, Universidades y Alberto Garzón, Consumo.