Pablo Casado ha criticado duramente la reunión entre el ministro Ábalos y la número dos de Maduro. «Tiene que explicar a toda España y a todos nuestros socios comunitarios como se ha podido producir esta reunión», ha asegurado y ha pedido que «Ábalos no siga ni un día más al frente del ministerio».

Cuando ayer se dio a conocer el encuentro, adelantado por Vozpopuli, la oposición no tardó en sacar las uñas. Los primeros en hacerlo públicamente, a través de una comparecencia de urgencia en el Congreso de los Diputados, fue el Partido Popular, que de la mano de su portavoz adjunto, José Ignacio Echániz, denunciaron lo que consideran una «violación de las normas de la Unión Europea».

Sin embargo, como ha confirmado el propio dirigente popular, la formación de Casado se había enterado de los hechos «por los medios de comunicación». Quienes sí habían recibido alertas sobre lo que estaba sucediendo, según ha podido confirmar este medio con fuentes solventes, han sido Ciudadanos y Vox. En concreto, desde la formación naranja se alegraban de que se confirmase una información «sobre la que nos habían alertado» fuentes «en contacto con entidades venezolanas». La diputada de Ciudadanos, Marta Martín, registró este jueves en el Congreso una batería de preguntas en las que preguntaba al Gobierno si «la vicepresidenta ilegítima Delcy Rodríguez ha visitado España».

Los de Santiago Abascal sospechaban también del encuentro e iban más allá que sus homólogos naranjas: el diputado y vicepresidente de Vox, Víctor González, registró este miércoles, antes de que se confirmase la noticia, un escrito preguntando si algún miembro del Gobierno se había reunido con Rodríguez «el día 19 de enero a las 23:30 horas» en Barajas, «a bordo de un avión», así como qué asuntos se trataron.