El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha desvelado este martes las líneas principales del conocido como ‘acuerdo del siglo’, que contempla que Jerusalén sea la capital «indivisible» de Israel, deja los asentamientos bajo control israelí y crea un Estado palestino.

«Bajo esta visión, Jerusalén seguirá siendo la capital indivisible de Israel», ha dicho en una rueda de prensa junto al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. «Esto no es importante, porque ya lo hice para ustedes», ha agregado, en referencia a su reconocimiento de la ciudad como capital de Israel en 2017.

Así, ha recalcado que Estados Unidos reconocerá la soberanía israelí sobre todo el territorio que su «visión» contempla como «parte del Estado de Israel» y ha agregado que el Estado palestino tendrá su capital en Jerusalén Este, sin dar más detalles.

Trump ha manifestado que el plan contempla que el territorio palestino «sea de más del doble que ahora» y ha asegurado que «ni israelíes ni palestinos tendrán que abandonar sus casas».