Política

Prisiones convoca 40 plazas para médicos, una quinta parte de las que tiene sin cubrir

En la oposición del pasado año, aprobaron 15 aspirantes y tan sólo cuatro se presentaron al curso formativo / El 41,66 % de los puestos de facultativo se encuentran actualmente vacantes en los centros penitenciarios que gestiona el Estado

logo
Prisiones convoca 40 plazas para médicos, una quinta parte de las que tiene sin cubrir
Exterior del centro penitenciario de Valdemoro, en Madrid.

Exterior del centro penitenciario de Valdemoro, en Madrid. EP

Resumen:

El Ministerio del Interior ha convocado 40 plazas para médicos de prisiones, lo que le permitiría en el mejor de los casos cubrir tan solo una quinta parte de las vacantes que se registran en la actualidad en el cuerpo facultativo de sanidad penitenciaria. De los 492 puestos existentes, 205 se encuentran sin ocupar (un 41,66 %).

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este martes la resolución de la Subsecretaría del Interior por la que se anuncian pruebas selectivas – por el sistema general de acceso libre- para la incorporación de 35 especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria y Medicina interna, y cinco en Psiquiatría.

El último precedente no es nada halagüeño. En la convocatoria de empleo publicada el 1 de febrero de 2019 para cubrir 35 plazas de médico, aprobaron 15 aspirantes y tan solo cuatro se presentaron al curso formativo. La falta de nuevos funcionarios y la jubilación de facultativos ha agravado la situación que se vive en numerosos centros penitenciarios.

La Plataforma de Sanidad Penitenciaria viene alertando de la escasez de médicos en las cárceles españolas, lo que impide que muchas prisiones alcancen el ratio facultativo/recluso aconsejable. Esta circunstancia también la puso de manifiesto el Defensor del Pueblo en su informe anual correspondiente a 2018: «La insuficiente dotación de personal sanitario en los CP [centros penitenciarios] afecta de manera notable a la calidad y frecuencia de la asistencia sanitaria. A ello se une la falta de presencia de estos profesionales durante las 24 horas en determinados centros».

Tanto la Plataforma de Sanidad Penitenciaria como la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) coinciden en señalar las exiguas condiciones económicas como la principal causa que explica la falta de médicos en las prisiones. Según calculan, un facultativo penitenciario cobra unos 20.000 euros netos menos anuales que un profesional de atención primaria, circunstancia que hace escasamente atractivas las ofertas de empleo que convoca Interior.

Transferencia a autonomías: 15 años de retraso

La Administración penitenciaria trabaja para que, en cumplimiento de la disposición adicional sexta de la Ley de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, se transfieran a las comunidades autónomas los servicios e instituciones sanitarias dependientes de Instituciones Penitenciarias. La integración debería haberse hecho efectiva a finales de noviembre de 2004 -al cumplirse 18 meses desde la entrada en vigor de la citada norma- y sigue sin plasmarse más de 15 años después.

Sin ser idílica, la situación de la enfermería en las prisiones no es tan acuciante como la derivada de la falta de médicos. Según los datos facilitados a este diario por Instituciones Penitenciarias, están ocupadas 545 de las 626 plazas que suman las relaciones de puestos de trabajo de todos los centros, por lo que el déficit de enfermeros es actualmente del 12,3 %.

Las pruebas selectivas para conseguir una de las 40 plazas del cuerpo facultativo de sanidad penitenciaria convocadas ahora por el Ministerio del Interior consta de una fase de oposición formada por tres ejercicios eliminatorios y una prueba de idioma, que tendrá que desarrollarse en un plazo máximo de cinco meses.

El último precedente no es halagüeño: aprobaron 15 médicos y tan sólo cuatro se presentaron al curso formativo

El primer ejercicio consistirá en contestar por escrito en 95 minutos un cuestionario de 100 preguntas con cuatro respuestas múltiples, siendo correcta tan solo una. El aspirante deberá obtener al menos un 5 para poder pasar a la prueba siguiente.

En el segundo, el opositor tendrá que desarrollar oralmente dos temas -de cuatro extraídos al azar de la parte específica del programa según la especialidad a la que se opta- en un plazo máximo de media hora, mientras que en el tercero -de carácter práctico- consistirá en la elaboración de un informe «acorde» a las competencias atribuidas a los funcionarios de sanidad penitenciaria. El cuarto es una prueba escrita sobre el idioma seleccionado.

Periodo de prácticas

«La calificación final de la fase de oposición vendrá determinada por la suma total de las puntuaciones obtenidas en cada uno de los cuatro ejercicios», detallan las bases de la convocatoria. El temario está formado por 19 temas de Organización del Estado, Administración Pública y Derecho Administrativo General; 22 de Derecho Penitenciario y 88 de la parte específica (Medicina Familiar y Comunitaria y Medicina interna o Psiquiatría).

Los opositores que superen la oposición tendrán que someterse a un periodo de prácticas, que tendrá una duración máxima de seis meses y que constará de una fase formativa y otra de prácticas en centros penitenciarios. Serán las direcciones de las prisiones las que eleven la propuesta de calificación.

Comentar ()