El Valencia Basket disputó ayer a puerta cerrada su partido de la Euroliga de baloncesto frente al Armani Olimpia de Milán. Así lo ordenó el ministerio de Sanidad, que aplicó la misma medida al próximo Valencia-Atalanta de Champions League y al Getafe-Inter de Milán de la UEFA Europa League. Pero no son pocos los aficionados que se preguntan por qué se han tomado estas medidas mientras se permite que, en la misma ciudad, se celebren cada día eventos masivos como la Mascletà, a la que también acuden miles de turistas, entre ellos italianos.

La vicepresidenta primera de la Generalitat, Mónica Oltra, ha tenido dificultades para explicarlo en declaraciones recogidas por el programa Onda Deportiva de Onda Cero Valencia.

«Está relacionado con el hecho de que los dos partidos que son a puerta cerrada son contra equipos italianos de la zona de riesgo del norte de Italia, ¿no? El nosequé de Milano, que son del norte de Italia, y el Atalanta, que quien venga viene de Milán», ha dicho Oltra, visiblemente atropellada durante su explicación.

«Se enfrentan dos equipos, y vienen seguidores de los dos equipos. En este caso tenemos dos equipos que vienen de la zona de riesgo», ha insistido Oltra, pese a que el Valencia Basket ya informó de que sólo había vendido entradas para el partido en taquilla y no se esperaba un desplazamiento de aficionados visitantes.

Es en la comparación con la Mascletà donde la comparación termina de enredarse. «En la Mascletà no pasa eso, no se enfrenta nadie con nadie», dice Oltra, que sólo hace referencia al riesgo que pueden correr los «tímpanos» por el ruido: «Hay quien aguanta mejor y quien aguanta peor».

«Estas son las razones de fondo, supongo yo, por las que el ministerio ha tomado esta decisión», cierra la vicepresidenta de la Generalitat, pese a la ligereza de las explicaciones, y antes de subrayar que «en cualquier caso, nosotros no estamos para interpretar las decisiones del ministerio, sino para aplicarlas a rajatabla».