Política

Covite no denunciará más 'Ongi etorris' dolida por la "falta de voluntad" de la Justicia

El Colectivo de Víctimas del País Vasco afirma que la causa contra 'Kubati' y otros miembros de la izquierda abertzale, acusados de organizar 95 homenajes, será "el último cartucho": "Si no lo van a aplicar, deberían derogar el artículo 578"

Homenaje al etarra Andoni Ugalde Zubiri, condenado por el asesinato de un guardia civil y un ertzaina, en Bilbao.

Homenaje al etarra Andoni Ugalde Zubiri, condenado por el asesinato de un guardia civil y un ertzaina, en Bilbao.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (COVITE) ha decidido dejar de denunciar los ‘ongi etorri’ a presos de ETA tras comprobar que “no existe voluntad” por parte de los jueces de aplicar el artículo 578 del Código Penal que condena con hasta tres años de prisión el enaltecimiento del terrorismo y la humillación a las víctimas. Desde el colectivo aseguran que el “último cartucho” en el que batallarán, si no se produce un cambio en el tratamiento de los homenajes, será el proceso abierto contra el ex miembro de ETA, José Antonio López Ruiz, alias ‘Kubati’, y otros cuatro representantes de Sortu y el movimiento ‘Kalera, Kalera’ acusados de ser los responsables de la organización de 95 ‘ongi etorri’ entre diciembre de 2016 y octubre de 2019.

Este procedimiento, por el que los imputados ya han declarado ante el juez Manuel García Castellón, supuso un hilo de esperanza para los colectivos de víctimas que vieron un posible cambio de actitud de la Justicia ante este tipo de recibimientos a los miembros de la banda a su salida de prisión. La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, asegura que hace tiempo que decidió “arrojar la toalla” tras comprobar cómo todas las denuncias que presentaban ante la Audiencia Nacional no terminaban en ningún tipo de condena. Lamenta que los jueces consideren que la disolución de ETA supone un cambio y que resuelvan que ya no existe humillación hacia las víctimas “por los mismos hechos por los que antes sí lo condenaban”.

Ordóñez señala que el devenir de esta causa marcará el camino a seguir, “es la última causa y no tengo ninguna esperanza”. Recuerda que en los numerosos casos que han denunciado en los últimos años nunca se han aceptado sus argumentos “y aún tienes que escuchar que se trata de una manifestación de alegría de los vecinos del preso, es increíble”. Recuerda que sólo en una de sus denuncias se condenó a los participantes en un homenaje a presos, el ocurrido en septiembre de 2016 en un instituto de Hernani, “y fue un juez de vigilancia penitenciaria, por tratarse de menores, quien les condenó”. “A los adultos del instituto, nada de nada”. Pese a ello, asegura que su colectivo seguirá reclamando que se aplique el artículo 578 del Código Penal, lo exigiremos mientras no lo deroguen, que es lo que deberían hacer si no lo van a aplicar”.

135 homenajes

El Observatorio de la Radicalización de Covite ha registrado desde 2016 un total de 400 actos de culto o apología a presos de ETA. Entre ellos contabiliza 135 homenajes de bienvenida u ‘ongi etorri’ a miembros de ETA a su salida de la cárcel. Fue precisamente uno de ellos el que activó la operación ‘Kabat’ de la Guardia Civil el pasado 22 de enero y en la que los acusados de ser los organizadores de casi un centenar de homenajes y bienvenidas a presos fueron arrestados acusados de delitos de humillación a las víctimas y posible enaltecimiento del terrorismo.

La operación fue el resultado de una larga investigación iniciada a raíz de una denuncia de Covite por el homenaje que se brindó a los presos de la banda, Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño, condenados por pasar información al comando que cometió el asesinato del exjefe de la policía local de Andoain, Joseba Pagazaurtundua. El 18 de febrero de 2018 ambos presos abandonaron la prisión tras seis años privados de libertad y fueron recibidos por cerca de 350 personas en Andoain. Durante el mismo, representantes del PP denunciaron este tipo de recibimientos.

La denuncia interpuesta contra el mismo por Covite dio pie a una investigación posterior que concluyó que ‘Kubati’, Oihane Garmendia, Oihane San Vicente y Haimar Altuna eran los presuntos responsables de este tipo de homenajes. Durante la declaración que realizaron ante el juez instructor el pasado 3 de marzo todos ellos negaron la acusación. Aseguraron que su presencia en los actos respondía a una voluntad individual y a una cercanía con los homenajeados por su pasado como miembros de ETA.

La posición de Covite es similar a la defendida por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) que considera prácticamente agotada la vía penal tras las resoluciones de los jueces a las denuncias de los homenajes a etarras. Tal y como informó ayer El País, la AVT ha propuesto al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, aprobar una reforma legal que permita sancionar a los Consistorios que autoricen o permitan la celebración de este tipo de actos de bienvenida.

Comentar ()