Política

El Gobierno vasco pide acabar con la "ostentación" de los homenajes a etarras

El Ejecutivo ha criticado a Arnaldo Otegi de "demagogia" al justificar los recibimientos hablando del "derecho al abrazo"

logo
El Gobierno vasco pide acabar con la "ostentación" de los homenajes a etarras
Pancarta de homenaje al etarra 'Baldo' en Hernani.

Pancarta de homenaje al etarra 'Baldo' en Hernani. EFE

Resumen:

El Gobierno Vasco ha pedido que se acabe con «la ostentación pública» de los recibimientos a ex presos de ETA que son excarcelados «por respeto al dolor de las víctimas». Además, ha acusado al coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, de recurrir a «un ejercicio de demagogia de alta intensidad» al hablar del «derecho al abrazo» para justificar estos actos.

En un comunicado, Presidencia del Ejecutivo vasco ha respondido, de esta forma, a las declaraciones realizadas este viernes por Otegi sobre los ‘ongi etorris’ a los reclusos de la banda que son excarcelados y, en concreto, se ha referido a la interpretación que hace el líder de EH Bildu de las críticas a estos actos «como una prohibición del ‘derecho al abrazo'».

«Ni siquiera se trata del derecho a la libertad de expresión, ni de las capacidades o no legales coercitivas ni de quién es la competencia. No se trata de nada de eso cuando hay jurisprudencia contrastable. ¡Ahora resulta que hablamos del ‘derecho al abrazo’ y la contraposición de ‘sentimientos’!», ha criticado Lehendakaritza.

En este sentido, ha apuntado que «el problema, por supuesto, no es a quién quiere abrazar cada cual». «El problema es la ostentación pública y política que se hace del ‘recibimiento u homenaje’ a los expresos y, muy especialmente, su significación para una memoria crítica del pasado, del dolor provocado por el daño injusto causado, y para una pedagogía social de respeto a los derechos humanos como base para la convivencia en nuestra sociedad», ha advertido.

A juicio del Gobierno Vasco, «si este argumento no es suficiente, debería serlo el daño que se provoca a las víctimas». «Por sensibilidad y respeto al dolor de las víctimas, debería dejarse de hacer ostentación pública y política de los ‘recibimientos’ a los expresos», ha concluido.