Política

Euskadi aprueba un plan "inmediato" contra el Covid-19 de 1.000 millones

Los consejeros de Economía, Pedro Azpiazu, Autogobierno, Josu Erkoreka, y Salud, Nekane Murga, del Gobierno vasco

Los consejeros de Economía, Pedro Azpiazu, Autogobierno, Josu Erkoreka, y Salud, Nekane Murga, del Gobierno vasco

El Gobierno vasco ha aprobado un plan de medidas económicas urgentes por un importe global de más de 1.000 millones de euros y que sería complementario al plan de ayudas que ponga en marcha la Administración del Estado. El Consejo de Gobierno ha asegurado que se trata de una batería de acciones encaminadas a actuar con «inmediatez» ante el impacto del coronavirus en la economía vasca y que pondrá a tal objetivo «todos los medios económicos y humanos a su alcance».

El bloque con mayor dotacion está destinado al reforzamiento de la asistencia sanitaria contra el Covid-19. En este apartado se reservan hasta 500 millones de euros a través de un nuevo programa presupuestario procedente de remanentes de tesorería y excedentes de crédito presupuestarios. Con esta partida, que establece un mínimo de 300 millones ampliables hasta los 500, se pretende reforzar la financiación de compra de material, contratación de personal y otras acciones que se requieran en la batalla contra el coronavirus.

En este ámbito, se quiere apuntalar el suministro y producción de medicamentos y material sanitario. También se reforzará la atención preventiva y el consejo sanitario telefónico habilitado para la ciudadanía para afrontar el Covid-19. Junto a ello se sufragará la contratación de personal sanitario o acciones como la habilitación de nuevos espacios de atención en los centros hospitarios.

En segundo lugar el Ejecutivo vasco ha aprobado una nueva línea de circulante para que en el plazo más breve posible se articulen vías de financiación con avales de la Comunidad Autónoma Vasca por un importe de hasta 500 millones de euros. Serán ayudas «a coste cero» por periodos de hasta cinco años y con uno de carencia. Esta medida se acuerda en colaboración con las entidades financieras implantadas en Euskadi.

Con estas ayudas se quiere facilitar a las empresas la implantación de acciones para frenar la propagación del virus, así como la adquisición de equipos y herramientas tecnológicas a las que se vean abocados como consecuancia del impacto de la pandemia.

Se ha constituido también una línea de financiación a través del Instituto Vasco de Finanzas con una cuantía de 25 millones de euros y que se pondrá en marcha está misma semana. Con ella se busca facilitar liquidez al tejido productivo, en especial a Pymes y autónomos.

Con estos recursos se facilitará, por ejemplo, contribuir a los programas de conciliacion de la vida laboral y familiar a través de ayudas por reducción de jornada. En este caso la financiación se reservaría en casos de cuidados de menores o personas contagiadas o por el cuidado de personas mayores o de menores afectados por el cierre de los centros educativos.

Precisamente a estos coelctivos también va dirigida de manera especial, aunqe no exclusiva, las medidas que ya han comenzado a doptar las diputaciones forales en el País Vasco, encaminadas a facilitar el aplazamiento del pago de impuestos. Así, se retrasarán la presentación de las declaraciones de IRPF, el pago de impuestos de cuotas autónomos y otras medidas tributarias.

Todas ellas se acordarán en un encuentro que las tres diputaciones, y sus respectivas haciendas forlaes, mantendrán con el Gobierno vasco y Eudel, la entidad que agrupa a los 251 ayuntamientos del País Vasco. La reunion se celebrará mañana o el jueves.

El Ejecutivo de Iñigo Urkullu también ha acordado flexibilizar, refinanciar y adaptar las condiciones de los anticipos reintegrables, préstamos o avales de algunos de sus programas económicos, como Gauzatu, Bideratu, Indartu y otros.

Comentar ()