El conocido ‘donut’ de la frustrada Ciudad de la Justicia, el único edificio que se llegó a construir del proyecto impulsado por Esperanza Aguirre en 2005, será usado como morgue para descongestionar la gestión de las víctimas producidas por el brote de coronavirus que afecta especialmente a la región. El edificio, de forma circular, estaba pensando en origen como futura sede del Instituto Anatómico Forense y ha sido reacondicionado para comenzar a recibir cuerpos cuando sea necesario, toda vez que ya se está usando para este fin el Palacio de Hielo.

El edificio cuenta con 205 nichos aunque, según la información adelantada por El País, sólo unos 160 están acondicionados para funcionar. Técnicos se han afanado en las últimas jornadas en reactivar este edificio, que nunca ha sido usado.

La justicia mantiene la investigación sobre la legalidad del proyecto, cuyo coste se cifró en 130 millones de euros pese a que nunca ha entrado en funcionamiento y no se llegó a terminar. La Comunidad se encuentra, actualmente, esperando la vía libre judicial para retomarlo.

Madrid es la región más golpeada por el brote de coronavirus que mantiene a la población confinada. En la comunidad se han detectado ya 19.243 contagios de la enfermedad, por la que han fallecido 2.412 personas hasta el momento. Un ritmo que ha obligado a reforzar los habituales servicios funerarios, al límite de su capacidad.